El Partido Popular es la fuerza más votada en los pueblos

B.M
-

La opción del PSOE resulta la primera en casi medio centenar de municipios mientras que Por Ávila logra tener el mayor respaldo en tres localidades (Chamartín, Niharra y Poveda) y Podemos en Umbrías

El Partido Popular es la fuerza más votada en los pueblos - Foto: Isabel García

La radiografía de la provincia abulense se viste de azul, al menos si nos atenemos a lo sucedido en las elecciones nacionales que se celebraron el pasado domingo. El resultado de estos comicios es muy claro para el Partido Popular, que logró ser la fuerza más votada en 192 localidades de la provincia de Ávila. Esto quiere decir que el PP ganó en un 77,4 por ciento de los municipios abulenses.
La segunda fuerza fue el PSOE, logrando ser primeros en más de un 18 por ciento de los pueblos de la provincia, es decir, en 45. 
Si se traduce esto en votos, se puede ver que de los 32.385 que consiguió el PP en estos comicios, si se exceptúan los de la capital, el apoyo en el medio rural dejó para los populares 23.125 sufragios. En el caso del PSOE este apoyo de las localidades de la provincia se tradujo en 16.411 votos que, sumados a los de la capital, llegan a los 24.268 contabilizados con las papeletas del pasado domingo.
Evidentemente los resultados de estas elecciones no son comparables con las últimas municipales, donde los factores que se tienen en cuenta a la hora de votar son diferentes y tienen mucho más que ver con la persona que se presenta por cada partido o, incluso, el número de candidaturas. En este caso se trata de una política más general que tendría que ver más con las ideas de cada votante que con la persona que las puede llegar a representar.
En el caso de los municipios de mayor tamaño, si se toman los doce con más población (Ávila, Arévalo, Arenas de San Pedro, Las Navas del Marqués, Candeleda, Sotillo de la Adrada, El Tiemblo, Cebreros, La Adrada, El Barco de Ávila, El Hoyo de Pinares y Piedralaves) se ve que la diferencia entre PP y PSOE se estrecha. En este caso, los populares se impusieron en siete de estas localidades, entre ellas la capital, donde su respaldo llegó a 9.260 votos, es decir, se llevó el apoyo de más de casi un 28,5 por viento de los votantes. Más de un cuarto de los votos fueron para ellos, pero también es cierto que otro cuarto fue prácticamente para el PSOE, que recibió más de un 24 por ciento.
El resto de los municipios que apoyaron al PP, ya en el medio rural, fueron Arévalo, Las Navas del Marqués, Sotillo de la Adrada, El Tiemblo (empatados con Vox), El Barco de Ávila y El Hoyo de Pinares. Ya aquí se pueden ver algunas diferencias con lo que sucede en cuanto a los ayuntamientos.Por ejemplo en el caso de Arévalo el gobierno municipal es para Arévalo Decide, que no entra en liza en las elecciones nacionales. Pero no es la única discrepancia respecto a estas últimas elecciones puesto que en Las Navas del Marqués el gobierno municipal es de Ciudadanos (con pacto) y en este caso se han quedado como la cuarta fuerza política. De todas formas hay que tener en cuenta que la bajada de Ciudadanos no solo se ha visto en la capital sino en toda la provincia, ya que de forma global se dejó más de 13.000 votos.
También en El Tiemblo ganó el PP pero el gobierno municipal es de Por Ávila, mientras que en El Barco gobierna el PSOE.
Esta situación también se produce al contrario, es decir, en pueblos donde ha ganado el PSOE. Entre los municipios mayores, el PSOE ganó en Arenas de San Pedro  y Piedralaves (en ambos con gobierno del PP), además de en Candeleda, Cebreros, La Adrada y Piedralaves.
De forma general, los equilibrios de poder en los pueblos se vieron muy cambiados en estas elecciones, no solo por la bajada de Ciudadanos, sino también por la subida de Vox, que pasó a ocupar un mayor espacio en la provincia y desplazó los votos que antes conseguían otras formaciones políticas.
Aún así, la provincia abulense sigue manteniendo esa tradición de dividirse entre PP y PSOE, más aún en elecciones generales, aunque algunos casos aún pueden saltarse esa norma.
Esto se ve por ejemplo en el caso de Por Ávila, que en su primera incursión en los comicios nacionales, logró ser la fuerza más votada en tres localidades. Se trata de Chamartín y Niharra, en ambos casos con dirigentes muy significativos de Por Ávila, y Poveda.
Y aunque Podemos también ha perdido parte de su fuerza, con unos 1.400 votos menos en los municipios del medio rural sin tener en cuenta la capital, sí que fue la localidad más votada en Umbrías, localidad donde se emitieron menos de un centenar de votos y donde el PSOE se quedó como segunda fuerza con un voto de diferencia.