scorecardresearch

"Trabajo para poner la marca Ávila en el mapa nacional"

Mayte Rodríguez
-

Las Conversaciones en el Lienzo Norte nos llevan hoy a charlar con el abulense Alfonso Caro, periodista y fundador de la agencia Nostromo Comunicación y de la web cinematográfica El Palomitrón, todo un referente nacional en cine y televisión

"Trabajo para poner la marca Ávila en el mapa nacional" - Foto: David Castro

La vida ha devuelto a Alfonso Caro (Ávila, 1976) a la ciudad a la que pertenece su infancia y de la que se marchó en la adolescencia a estudiar «interno». Después llegó la etapa universitaria, en la que se matriculó en Publicidad y Relaciones Públicas en Segovia, que ya encadenó con prácticas en Madrid, ciudad en la que durante años ha desarrollado una carrera profesional quizá poco convencional, pero que seguramente le ha dado una visión mucho más amplia de la que solemos tener quienes nos dedicamos a la comunicación. Y es que durante ocho años trabajó en el departamento financiero de una constructora que, a raíz de la crisis del ladrillo, acabó despidiéndole en 2012. Fue así como, mientras  «buscaba trabajo rellenando formularios nueve horas al día», siguió el consejo de su compañero de piso que, para que soportara mejor aquel tedio, recomendó a nuestro protagonista crear un blog personal de cine, su gran afición. «Lo abrí en 2013, primero solo lo leíamos nosotros dos, pero aquello fue creciendo y en 2015 ya teníamos el Premio Nacional al Mejor Blog de Cine y Televisión», nos cuenta Alfonso, fundador y creador de www.elpalomitron.com, una web de cine que hoy tiene «medio millón de visitas y 20 redactores trabajando», apunta. Pese a las cifras que avalan la calidad de un proyecto que considera «mío al cien por cien», él advierte de lo «complicadísimo» que resulta «monetizar» contenidos en Internet aun habiendo conseguido colocarse  «como referencia entre las cuatro webs nacionales independientes con más tráfico» del ámbito cinematográfico. 

Él ha reenfocado su vida profesional hacia la comunicación empresarial.  Hoy, Nostromo Comunicación, la empresa que puso en marcha a través de su paso por el programa de emprendimiento del Observatorio Activo Ávila 1.131, tiene la mitad de sus clientes en  empresas de Ávila, entre ellas un 'grande' como Santa Teresa Gourmet, mientras  en Madrid está muy metida en el sector de las editoriales independientes. «Y nos acaban de dar la prensa de una serie que llega pronto a TVE, titulada 'Lucía en la telaraña'», nos avanza. 

 

¿Qué es lo primero que te viene a la cabeza sobre Ávila?

Familia y amistades. Al final, mi hogar.

¿Qué es lo que más te gusta de Ávila?

Sus ritmos: es una ciudad tranquila, en la que yo estoy a gusto. Es una ciudad en la que puedes hacer cuatro o cinco gestiones por la mañana y te da tiempo a tomarte una caña en Barbacana o en el Mangas. Y para mí eso es calidad de vida.

¿Y lo que menos?

Todo lo que es intrínseco a una ciudad pequeña: envidias, prejuicios, que la gente te juzgue a través de terceros sin haber hablado nunca contigo, ... Eso es lo que menos me gusta, pero creo que no vamos a poder cambiarlo nunca porque va con el tamaño de la ciudad. 

Un lugar para perderse …

Cualquier sitio en el que pueda andar: El Soto, el camino de Bernuy, Las Cogotas, ... porque mis amigos de Madrid tienen que coger el coche y desplazarse 40 minutos para llegar a una zona arbolada, así es que yo valoro mucho que en Ávila demos cuatro pasos y estemos en plena naturaleza. Yo nunca he hecho deporte, pero en los últimos años me gusta andar o correr en contacto con la naturaleza. También me gusta mucho perderme en Gredos.

Un recuerdo de la infancia...

Las piedras del Rastro, los fuegos artificiales, los gigantes y cabezudos de las procesiones ... Esos son mis recuerdos. 

 ¿Un personaje o persona abulense que le haya marcado?

No puedo ser original. El personaje de Adolfo Suárez me parece interesante por  su figura política, pero desde mi punto de vista nadie puede competir con Santa Teresa porque si hay algún rincón aislado del mundo en el que alguien sabe dónde está Ávila y que es una ciudad española es gracias a Santa Teresa porque su proyección es planetaria. 

El mayor cambio que necesita Ávila es ...

Las comunicaciones. Estamos a una hora de Madrid y tanto para el presente como para el futuro es necesario tener un arco de comunicaciones mucho más eficaz, rico y cómodo. No podemos estar con los trenes que tenemos ahora y el peaje tiene que tener una solución de una vez.

¿Qué es lo que Ávila tiene que mantener?

El tridente hostelería, cultura-patrimonio y naturaleza. Esos tres ejes para mí son imprescindibles de cara a jugar un papel importante con una ciudad como Madrid, que tiene una población de nueve millones de personas en su radio de acción, así es que creo que tenemos que establecer ese diálogo con Madrid porque la hostelería, también la rural, y ese perfil monumental y cultural son un atractivo para todo el mundo, pero con una ciudad como Madrid al lado tenemos que mirar hacia ella. 

¿Qué te parece la ciudad hoy día?

La sensación es agridulce. Justo hoy Ávila me parece que está en un momento muy crítico, me da pena ver tantos comercios cerrados porque son como luces que se van apagando en la ciudad. Pero también creo que Ávila puede salir adelante, en buena parte gracias al talento y a las ganas de emprender que estoy viendo en mucha gente joven, que está trabajando en proyectos muy interesantes. Esa juventud es la que tiene la llave del futuro que nos espera. Las pistas que nos da el presente son muy negras, pero confío mucho en la gente joven con fuerza y energía. 

¿Cómo ves Ávila en el futuro?

De una manera idealista la veo como una ciudad en una conversación constante con Madrid, con una oferta hostelera, cultural y natural muy importante para toda España y una ciudad en la que se estén desarrollando proyectos muy importantes exportables al resto del país y a todo el mundo. Pero, sobre todo, una ciudad con una conversación muy fluida con Madrid, que la tenemos solo a una hora. De hecho, también veo a Ávila con un festival de cine de largometrajes. Ahí lanzo el guante a institucionales locales, provinciales, regionales y patrocinadores. Desde que volví dije que aquí, en el Lienzo Norte, con una alfombra roja con vistas a la Muralla, tenía que haber un festival de cine, además del de cortometrajes que ya existe.

¿Qué puedes aportar a Ávila?

A nivel humano lo que está en la mano de todos: que sea un lugar más amable, más empático. A nivel de comunicación, luchar por la proyección de Ávila, de sus empresas, de sus profesionales y de la marca Ávila en el mapa nacional. Es en lo que voy a intentar trabajar. Estoy convencido de que lo podemos hacer y de que es lo que toca ahora. 

LEA LA ENTREVISTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA DE DIARIO DE ÁVILA