El Real Ávila pide un sitio en playoffs

Área 11
-
El Real Ávila pide un sitio en playoffs - Foto: David Castro

1
Atlético Astorga
2
Real Ávila
Finalizado
Victoria de prestigio de los encarnados ante el Atlético Astorga en un duelo que los abulenses levantaron con los goles de Juli e Iván Vila

El Real Ávila dio un golpe sobre la mesa en sus aspiraciones de disputar la fase de ascenso superando a domicilio a un rival directo como el Atlético Astorga al que, tras una primera parte en la que se dejó dominar, lograba en la segunda imponer su criterio para remontar el partido e irse con tres valiosos puntos. Si necesitaba dar un paso más ante equipo así, este domingo lo dio.
El pulso entre dos de los equipos llamados a luchar por el playoff de ascenso tuvo un inicio frenético con los locales intentando asegurarse cuando antes un marcador a su favor. Miguel Ángel Miñambres, técnico de los astorganos y que la temporada pasada ocupó el banquillo encarnado, planteó un encuentro ofensivo que pronto daba sus frutos con jugadas de peligro en el área visitante. José Manuel lo intentó en el minuto uno y antes del diez su compañero Roberto Puente también dispuso de otras dos ocasiones para poner el peligro al cancerbero del Ávila, Alberto. Fueron unos minutos de agobio para los de Prado, aunque a partir del minuto 20 el Real Ávila lograba igualar el choque en el centro del campo pasando en ese instante el partido a un pulso con excesivo centrocampismo y pocas llegadas a una y otra área. La primera para el Real Ávila llegaba en el minuto 21 con un lanzamiento lejano de Juli. Tres minutos después lo intentaba Edu, aunque el balón salía desviado. La respuesta de los locales, con la ocasión más clara de la primera parte, llegaba en el minuto 27 con un lanzamiento en profundidad de Marcos que aprovechaba un resbalón de Obispo para habilitar a su compañero Javi Amor y que este lanzara a portería. La respuesta de Alberto enviando el balón a córner evitaba el gol. En la acción posterior, el portero volvió a evitar el gol.
Fueron los minutos más intensos de un choque que volvía a retomar el dominio maragato hasta el descanso con un Real Ávila bien posicionado en su línea defensiva, aunque poco profundo era el ataque, lo que le llevó a disponer de pocas acciones para sorprender a los locales. Los últimos diez minutos antes del descanso fueron un querer y no poder de un Astorga que buscó el gol, pero que se encontró con un rival, que si bien dejaba que el dominio fuera de los locales, cuando estos se acercaban a su área, lograban desbaratar con acierto cualquier intento de gol.
Tras el paso por vestuarios la situación cambió de manera radical con un Real Ávila que esta vez sí pudo imponer su criterio pasando a dominar de forma clara en los compases iniciales. Aunque no dispuso de claras ocasiones en este intervalo de tiempo, sí logró encerrar al Astorga en su área aprovechando el juego por las bandas y las numerosas pérdidas de balón de los locales. Parecía que el gol de los abulenses iba a estar más cerca que el del Astorga, pero la situación fue totalmente contraria, ya que en el minuto 54, en una contra de los locales, Javi Amor le robaba la cartera a Josito para arrebatarle el balón en la zona izquierda del área y, casi sin ángulo, batir a Alberto. La situación incluso pudo ser peor, ya que un minuto más tarde, un robo de balón habilitaba a Roberto Puente, para que éste se la dejara a Javi Amor, que solo ante el portero desperdiciaba una ocasión inmejorable.
El gol astorgano había hecho mella en el Real Ávila, aunque esta circunstancia se prolongó apenas diez minutos, los justos que llevaron a Peli a intentar el empate con un chut desde la frontal del área que salía desviado por muy poco. Tres más tarde, un error defensivo pudo costar un gol a la zaga local, aunque el cancerbero logró atajar el lanzamiento de Juli que iba a gol, y apenas un minuto después sí acertaba con la meta maragata, aprovechando otro fallo de la defensa local, para batir por abajo a Javi Hernández. A partir de ahí el choque se igualó en esfuerzo, ocasiones y también en juego, aunque el Ávila iba de menos a más y con la entrada de un referente ofensivo como Iván Vila no se conformaba con el empate. Su ambición lo llevó a dominar los últimos quince minutos del encuentro disponiendo de una clara ocasión de gol en las botas de Juli a los 81 minutos. Pero fue su compañero Iván Vila, quien tres minutos más tarde firmaba la remontada visitante en una jugada que nacía en el centro del campo y que el delantero, atento al pase del compañero, pudo enviar el balón al fondo de las mallas.
El trabajo estaba hecho, aunque el Real Ávila no bajaba los brazos frente un Astorga que no ser rindió. Aunque los visitantes no sufrieron en su área y acabaron sumando tres puntos de oro que relanzan sus opciones de playoff y, de paso, dejan tocado a un rival directo que llevaba cuatro jornadas seguidas ganando, pero que frente a los castellanos, se encontró con un muro. Incluso el Ávila, casi ya con el tiempo cumplido, pudo hacer el tercero, pero la acción de Vila acababa con el balón rozando el poste.