El Bosco mira de nuevo a la Regional

A.S.G.
-

«No es seguro, pero estamos trabajando para que lo sea» reconoce Jorge Garcinuño 'Jordi', entrenador, tras conquistar el título provincial

El Bosco mira de nuevo a la Regional

Lo tuvieron que festejar a través de Zoom, como tantos otros equipos esta temporada, privados de festejar sobre el césped el título que habían conquistado. Pero aunque fuera virtual, lo levantaron. «No ha sido como hubiéramos querido. Nos hubiera gustado que hubiera pasado sobre el campo lo que hubiera tenido que pasar». Pero parado todo, desde el Bosco de Arévalo tienen claro que la decisión adoptada –dar por valida la clasificación al momento del parón– fue «lo menos injusto», analiza Jorge Garcinuño ‘Jordi’, entrenador del Bosco de Arévalo, un banquillo al que llegó en el verano del 2018 tras pasar por varios equipos de las categorías base del fútbol abulense y con un complicado objetivo entonces, jugar una Regional de Aficionados (2018-2019) a la que llegaron tras renunciar El Tiemblo, campeón de la Provincial 2017-18, a su plaza.Una temporada después los del Colegio Salesianos vuelven a tener la oportunidad de regresar a la Regional de Aficionados, esta vez como campeones de la Provincial. «No es seguro, pero estamos trabajando para que lo sea» comenta Jordi, renovado de nuevo con mucha pinta de Regional.    
Tienen de nuevo el título en sus manos tras una temporada en la Provincial «muy igualada. Este curso el nivel ha subido respecto a otros años» señala el entrenador abulense. Subía el nivel y subía el número de participantes. Porque de los 14 que tuvo la categoría en la 2018-19 se pasaba a los 18 equipos en la 2019-20. Causó baja el Cuevas pero volvieron Las Navas, Pedro Bernardo, Las Navas, el Deportivo Arenal y Navatalgordo.
Pero la sorpresa fue un Piedralaves que se coló desde el primer momento en un grupo de candidatos que lideraba el Bosco de Arévalo junto a equipos como el Sporting Lanzahíta, varias veces subcampeón en los últimos años, el Deportivo Arenas, campeón en la 2016-17, o el Sotillo, campeón en la 2011-12. «Hasta el final hemos sido un grupo de 4 o 5 equipos» comenta  Jordi, que entiende que dentro de esa igualdad «creo que hemos sido los mejores, aunque estoy convencido de que hasta el final hubiera estado igualado» tiene claro, si bien recuerda que de las 24 jornadas disputadas en 13 estuvieron copando la posición de líderes. «Hemos estado todo el año peleando arriba».
Valora el entrenador abulense que tras el descenso desde Regional «el objetivo era crear un equipo con caras nuevas a partir de la base» señala. Una base, el equipo juvenil, que el próximo año disputará la Regional, lo que resulta positivo para la estructura del Bosco de Arévalo, «un club de Regional por su trayectoria» tiene claro Jordi. Toca seguir dando pasos para seguir creciendo, «para mantener la línea ascendente». Habrá cambios, caras nuevas e intentarán traer algún refuerzo para la nueva etapa en Regional.