Casado exige que se definan umbrales para la desescalada

SPC
-

La consejera insiste en que avanzar en los niveles fijados por Sanidad depende «mucho» del comportamiento de los ciudadanos y pide «responsabilidad»

Un padre pasea con sus dos hijos este martes dentro de un municipio de la Comunidad - Foto: Ical

«Que nadie piense que el 22 de junio todos estaremos en fase 3, ojalá, eso significará que todos hemos hecho cosas bien». Con estas palabras se refería ayer la consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado, al plan de desescalada anunciado este martes por elpresidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y reconoció mostrarse «satisfecha» con el documento inicial.No obstante, reclamó alMinisterio de Sanidad que se definan los estándares y umbrales «máximos y mínimos» para poder iniciar las distintas fases de las que se compone el plan de desconfinamiento.
En su comparecencia diaria, Casado detalló que el ministro Salvador Illa explicó a las autonomías el documento y sus fases, aunque no se pudieron tratar dudas específicas. «Necesitamos los umbrales, no me pueden decir que vaya despacio, eso qué significa, no conocemos los estándares que, en esencia, es para saber en qué nivel estamos», reclamó. De este modo, la consejera insistió en que las fechas marcadas por el Ejecutivo central son «orientativas» en el «caso de que todos los indicadores evolucionen favorablemente y no haya un repunte», informa Europa Press. «Que nadie piense que el 22 de junio todos estaremos en fase 3, ojalá, eso significará que todos hemos hecho cosas bien», reflexionó.
En este sentido señaló que no todas las comunidades han tenido el mismo grado de afectación de la epidemia, y ha recordado que en Castilla y León se han detectado tres focos por su cercanía a País Vasco, La Rioja y Madrid. La titular sanitaria aprovechó para insistir en que el avanzar en las fases depende «mucho» del comportamiento de los ciudadanos, ya que en la Comunidad sigue habiendo casos nuevos lo que significa que el coronavirus todavía circula, por lo que pidió no relajar las medidas de prevención y protección, ya que si se avanza en nuevos casos «habrá un problema».
En este sentido, hizo un llamamiento a la responsabilidad individual como «papel esencial» en la desescalada, a lo que sumó la distancia social y el lavado de manos como premisas básicas para afrontar todas las fases ante el virus.
Tras estas apreciaciones, Casado destacó que el documento inicial presentado por el Gobierno coincide con las propuestas realizadas por la Junta como es la «fragmentación geográfica» que permitirá ir a «distintas velocidades» según los territorios dentro de la misma Comunidad. Otro elemento que «tranquiliza» a Casado es que haya un espacio de dos semanas para pasar de una fase a otra y poder evaluar si ha habido algún problema.
No obstante, la consejera consideró que el documento tiene «algunas lagunas» y demandó la fijación de estándares y que se definan los elementos de control de la movilidad para asegurar el aislamiento en zonas durante las diferentes fases. En el ámbito sanitario, insistió que la Atención Primaria será «clave» en la desescalada, fase en la que también se tendrán que «adaptar» los servicios de emergencias y los hospitales, algo que se discutirá la próxima semana para establecer un marco global, ya que se precisan UCI –actualmente al 53% de su capacidad extendida–, camas covid de hospital y circuitos «dobles». «Un repunte sería un golpe muy duro y va ligado a la economía, no son incompatibles», dijo.