Ávila vive una Nochevieja sin grandes incidencias

B.M
-

Se produjo alguna intoxicación etílica que llegó al hospital, ocho peleas con llamadas al 112 o intervenciones por ruidos

Ávila vive una Nochevieja sin grandes incidencias

beatriz mas / ávila
Como suele habitual en Ávila, la Nochevieja se vivió con relativa tranquilidad, sin grandes incidencias. También como es habitual, no faltaron las fiestas, los jóvenes por la calle con sus mejores galas (o no) dispuestos a disfrutar de la última noche del año con sus amigos, en la mayoría de los casos tras una cena en familia y tras tomar las correspondientes doce uvas para entrar en 2020 con la mejor de las suertes.
Esta fiesta de la noche, y quien la alargó para el tradicional chocolate con churros, dejó una mañana muy sosegada en la capital, sin mucha gente por las calles, especialmente a primera hora, con poco tráfico y con algún abulense que se animó a salir a correr.
Y esa misma tranquilidad fue la que se vivió, aunque no sin trabajo, tanto en las urgencias del Hospital Nuestra Señora de Sonsoles, como en la labor realizada por las fuerzas policiales o los bomberos.
Tranquilidad aunque con mucho trabajo podría ser precisamente el resumen de la noche vivida en Urgencias del hospital. Según explica Lorenzo Fernández, facultativo especialista de la UCI y jefe de guardia, fue una «guardia movidita de Urgencias pero tranquila en cuanto a las incidencias de estas fechas» puesto que «no ha habido grandes agresiones ni accidentes».
Esa situación se trasladó incluso a los nacimientos, a la espera del primer niño del año, que se hizo esperar a la tarde.
En cuanto a los pacientes que se tuvieron que atender durante la noche, no faltó alguna intoxicación etílica, aunque «pocas para las fechas que son», puntualiza el doctor Fernández, por lo que habla de «un balance bastante tranquilo». Por tanto, «alguna intoxicación», algún corte con cuchillo durante la preparación de la cena, y una agresión que realmente fue durante la mañana del 31 de diciembre.
Por lo demás, la noche se desarrolló con bastante normalidad, aunque no faltaron «un montón de pacientes viniendo el día 1 pero con problemas médicos no relacionados con las fechas sino con las patologías propias de los pacientes» por lo que, comparado con otros años, estuvo «tranquilo», aunque el personal de guardia «no dejó de trabajar». Ese personal estuvo formado por una quincena de personas entre médicos, residentes, enfermeras, celadores y auxiliares, manteniéndose el personal habitual, con una enfermera que se incorporó de madrugada.
En cuanto a las intervenciones de los servicios municipales de Policía Local y Bomberos en Nochevieja, según explicaron desde Emergencias Ávila, se atendió una veintena de incidencias y llamadas.
La Policía Local realizó dos intervenciones durante la noche por ruidos en viviendas, que se pudieron solucionar con presencia policial.
También se registraron dos incidentes sanitarios por intoxicación etílica, de los que se hizo cargo el Servicio de Emergencias 112. Precisamente desde este servicio se apuntó a que en Ávila hubo seis llamadas por agresiones y peleas hasta las 9,00 horas. Esto durante la noche, pero prolongando durante todo el día 1, el número se eleva a ocho contabilizándose a tres heridos. Las peleas o agresiones fueron en Ávila capital, La Adrada, Lanzahíta, Arenas de San Pedro y Navaluenga, con los heridos en La Adrada, Navaluenga y uno en la capital. En total, en Castilla y León el servicio de emergencias del 112 gestionó entre las doce la madrugada y las 9,00 de la mañana 53 agresiones.
En cuanto a la circulación de vehículos, desde la Policía Local se informa de que a las 1,30 horas se incoó un atestado por un supuesto delito contra la seguridad vial ocurrido en la avenida de Portugal.
Por su parte, el Servicio Municipal de Bomberos, antes de las campanadas, tuvo que actuar en un contenedor. Durante la noche, además, se intervino en la apertura de una puerta de una vivienda.