Imposible con uno menos

Área 11
-

La riguros expulsión de Obispo en el minuto 24 de partido condicionó la derrota del Real Ávila en León

No pudo el Real Ávila romper la buena racha del filial culturalista en su visita a tierras leonesas. Los de Jónathan Prado se vieron sorprendidos por la temprana y polémica expulsión de Obispo. Una doble amonestación que condicionó de forma notable un choque en el que los encarnados siempre fueron a remolque del Júpiter. Comenzaba mandando el Real Ávila en un partido muy trabado donde ninguno de los dos equipos se sentía protagonista. Lo intentaba Sergio Mayorga con escaramuzas desde el costado izquierdo que en ningún caos llegaban a buen puerto. El filial por su parte demostraba ser un equipo con excelente trato de balón pero muchos problemas en ambas áreas: en la rival a a la hora de ver portería y en la propia con despistes que han supuesto dejarse puntos a lo largo de la temporada.
No fue hasta el minuto 15 cuando llegó la primera ocasión clara en un gol anulado a Altube por falta sobre el guardameta dominicano. No conseguía manejar el ritmo ni el balón el medio del campo dispuesto por Jónathan Prado. Sí daba sus frutos el esquema de cinco defensas planteado por Ramón González que permitía controlar la posesión sin arriesgar posicionalmente. Fue en el minuto veinte cuando el Ávila se presentó sobre las inmediaciones de Pepo más por empuje que por fútbol. Lo intentó Ramiro con un disparo muy desviado sin mayores consecuencias.
Acto seguido llegó una de las jugadas más polémicas y decisivas del partido. Un balón largo sobre banda, sin aparente peligro, terminó con Luis Obispo en el túnel de vestuarios. El lateral derecho recibió la segunda tarjeta amarilla tras forcejear con Romagnoli y caer a la hierba el futbolista argentino. Quedaban con diez los encarnados ante un rival que mandaba y era superior a los de Jónathan Prado.
Una superioridad que se materializó en el luminoso a saque de córner pasada la media hora de juego. Un balón muy embarullado que no controlaban ni Altube ni Johan pero al que sí era capaz de poner el lazo Toño para embocar dentro de la portería abulense. Pudo aumentar la distancia el filial en una contra que Aarón recogió en banda derecha recibiendo una dura entrada de Johan después de salir en falso. No daba seguridad el guardameta en la tarde de ayer y su nerviosismo se tradujo en una salida precipitada que pudo dejar a sus compañeros en inferioridad por partida doble. 
Salía el Júpiter culturalista a mandar en el inicio de la segunda parte con un buen comienzo fraguado en su presión alta buscando superioridades en el medio del campo. La intensa lluvia caída en el descanso dificultaba las maniobras y propiciaba un césped muy rápido que no ayudaba a ninguno de los dos equipos. Pudo marcar el segundo Altube en un balón colgado al área que el potente nueve leonés no consiguió colocar en la portería.
Quien sí lo consiguió fue Iván Vila dando cumplida respuesta. Lo hizo después de que el Ávila tomase el pulso al partido decidiese ir por el empate pese a estar con uno menos. El gol nació de una jugada en banda derecha que el delantero abulense remachó tras una excelente atajada de Pepo.
Crecía el Ávila con el gol pasando por sus mejores minutos en el partido para el equipo de Jónathan Prado. Lo intentaba Peli con potencia desde la frontal en un balón que terminó por mandar a córner Pepo. 
Cuando mejor estaban los encarnados, Ramón González modificó su esquema para meter un futbolista más en ataque y tratar de llegar con verticalidad. No tardó Prado en sacar del campo a Iván Vila metiendo y Juli en lo que suponía una declaración de intenciones. 
El aguacero hacía que el campo pasase de rápido a pesado, embarrado, con los dos equipos más preocupados de no fallar que de jugar al ataque. Prueba de ello fue el siguiente cambio de Prado dando cancha a Kamil por Ramiro. Se notaba el cansancio y ninguno de los protagonistas estaba cómodo.