Confae invita a confiar en el comercio local

M.E
-

La agrupación reconoce que estos primeros días de apertura están siendo «flojos» por la «falta de confianza» del cliente, más que en los locales en sí, en la incertidumbre general

Confae invita a confiar en el comercio local - Foto: Isabel García

El pequeño comercio abulense lleva dos semanas con las puertas abiertas o alguna más, en el caso de los que hicieron uso de la posibilidad de atender al público con cita previa, y en una primera valoración la sensación es que el movimiento en torno al sector todavía dista mucho de ser el habitual para estas fechas. El impacto de la crisis del coronavirus y el llamamiento a la distancia social como una de las mejores maneras de contener la expansión de la COVID-19 han calado en la sociedad y muchos ciudadanos todavía están reacios a ir de compras salvo para lo imprescindible. Fuentes de la Federación de Comercio integrada en la Confederación Abulense de Empresarios (Confae) reconocen que «la realidad es que hay poco movimiento»y la actividad comercial sigue «algo floja», algo que achacan a la «falta de confianza» no en los establecimientos comerciales en particular, sino en la situación de incertidumbre general. «Hasta que no se cree un clima de confianza no recuperaremos la normalidad», apuntan desde la Federación, que hace un llamamiento a apostar por el comercio de proximidad e invita a confiar en las bondades del sector abulense por su capacidad, cercanía y profesionalidad pero también para «ayudarnos a unos a otros».
En la Federación de Comercio no ocultan la «preocupación» que supondría que esta situación se alargara en el tiempo, si bien entienden la contención que se está dando en estas primeras semanas y esperan que, con el paso de los días, el sector pueda ir recuperando su pulso, dada la importancia que supone para la economía local. 



Las más vistas

Tribunales

La Lugareja es propiedad del Obispado de Ávila

La sentencia de la Audiencia Provincial, contra la que no cabe recurso ordinario, da la razón a la Iglesia, que apeló contra un fallo anterior del juzgado de primera instancia de Arévalo que dejaba en manos de particulares la titularidad del templo