Talleres de coches, apertura dominada por la incertidumbre

B.M
-

Cambios de baterías por el tiempo parados o trabajos pendientes de antes del 'parón' se retoman ahora en un sector que tendrá que ver cuál es la evolución en los próximos meses

Talleres de coches, apertura dominada por la incertidumbre - Foto: David Castro

El regreso, poco a poco, a la actividad se vive en muchos sectores con incertidumbre, no solo por los pasos que se están dando en este momento sino también por lo que sucederá en los próximos meses. Si hubiera que poner un nombre a esa incertidumbre, entre los muchos posibles estaría el del sector de los talleres de reparación de vehículos, muchos de ellos en procesos de expedientes de regulación temporal del empleo y otros que no han llegado a esa situación.
Así sucede con Talleres y Grúas Paco, desde donde Francisco Jiménez Martín (con 35 años de actividad en el taller) explicaba este lunes por la mañana que acababan de «empezar a hacer algo» y que de momento «hay poco coche funcionando, no se ve movimiento», lo que cree que seguirá sucediendo mientras «no se abra todo porque ahora hay mucho cerrado y mucho trabajador que no ha empezado por lo que es difícil».
Eso quiere decir que sus primeros clientes eran por problemas de arranque o de batería por haber estado los vehículos sin moverse y hay que «recargarlas o ponerlas nuevas». Por lo tanto, más cuestiones de puesta a punto. 
Reconoce las pérdidas que han supuesto para ellos estar cerrados y se refiere a la peculiaridad de su caso, puesto que estaba pendiente de una jubilación respecto a la que está ahora indeciso y se plantea seguir hasta final de año. Mientras tanto no ha hecho expediente de regulación temporal de empleo, a pesar del coste que ha supuesto.
Otro ejemplo está en Talleres Croma donde su gerente, Eduardo Sánchez, se refiere precisamente a la «incertidumbre» y habla de la importancia de saber que vivimos todos en una cadena donde hay que «consumir en el barrio y en Ávila».
Y aunque cada uno «vivamos nuestra realidad, los empresarios y los clientes», en su caso sí que habla del seguimiento de las normas de higiene, por ejemplo con gel en la puerta, guantes y cita previa. «Lo razonable», dice.
Y en ese sentido no cuenta con todos los trabajadores y habrá que ir viendo «cómo va a responder el cliente, porque puede ir bien al principio y luego venirse a bajo». En su caso, ya había tenido alguna llamada de algún cliente pendiente de golpes de chapa. Y es que las cosas pendientes también suponen una vuelta a los talleres de reparación porque al final, como él mismo reflexiona, «lo que nos pasa a unos impacta al resto».
En esta actividad en los talleres, también hay quien estaba a la espera de poder hacer los cambios de ruedas en sus vehículos y es ahora cuando se pide cita, lo que es de suponer que con la vuelta a la actividad también se vaya retomando tras quedar en suspenso debido al confinamiento y restricción en la actividad económica y laboral.