Los embalses de la cuenca del Duero, al 92,5% de capacidad

SPC
-

La reserva de agua embalsada alcanza los 2.661,6 hectómetros cúbicos

Los embalses de la cuenca del Duero, al 92,5% de capacidad - Foto: Ical

Los embalses de la cuenca gestionados por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) cuentan hoy con una reserva de agua embalsada de 2.661,6 hectómetros cúbicos, lo que representa un 92,5 por ciento de su capacidad total, según el último informe elaborado por el organismo de cuenca. Esos valores suponen nueve puntos porcentuales por encima de los niveles registrados el pasado año por estas mismas fechas (83,5 por ciento) y de la media de la década (83,8 por ciento).

La reserva hidráulica aumenta en la última semana, lo que sitúa prácticamente todos los sistemas en valores por encima del 90 por ciento. Los embalses palentinos del Carrión (Camporredondo y Compuerto) y del Pisuerga (Cervera, La Requejada y Aguilar) se sitúan respectivamente al 95,5 y al 94,1 por ciento de su capacidad total, respectivamente. Unos valores que suponen en conjunto casi veinte puntos porcentuales más que hace un año.

En el sistema Esla-Órbigo, los embalses leoneses de Riaño, Barrios de Luna, Porma y Villameca, ganan en total 14,4 hectómetros cúbicos y alcanzan el 92,3 por ciento de su capacidad total. El volumen global almacenado es de 1.196,6 hectómetros cúbicos, un dato similar al de hace doce meses y seis puntos porcentuales por encima de la media de la década.

Las cotas altas se mantienen en todas las provincias, con el embalse de Castro de las Cogotas, en Ávila, al 93,8 por ciento de su capacidad total, frente al 44 por ciento del año anterior por estas fechas, lo que garantiza una campaña de regadío normal.

Una situación similar a la de Soria, con el Pantano de la Cuerda del Pozo al 93,3 por ciento de su capacidad total, por encima del 86,1 por ciento de la media de la década. Por su parte, los embalses de Salamanca (Santa Teresa, Irueña y Águeda) alcanzan en conjunto el 91 por ciento de su capacidad total, al igual que los de Segovia (Linares y el Pontón Alto), con un volumen global almacenado de 56,3 hectómetros cúbicos.

Por lo que respecta a Burgos, la reserva hidráulica del Arlanzón y Uzquiza alcanza entre ambos el 89,8 por ciento de su capacidad, con un volumen total almacenado de 87,1 hectómetros cúbicos. 

Aunque la mayor parte de los embalses de la cuenca mantienen niveles superiores a los de hace doce meses, desde la CHD insisten en un comunicado recogido por Ical en la necesidad de hacer un consumo responsable y eficiente de un recurso valioso y escaso como es el agua, para acumular el máximo volumen al final de la campaña de riego en todos los sistemas y garantizar la próxima.