Las OPAs dan la bienvenida a una cosecha muy buena

I.Camarero Jiménez
-

UPA, Asaja y UCCLponen de relieve la ausencia de heladas, las lluvias abundantes que aseguran los pastos y una campaña de riego prácticamente garantizada así que, apenas, hay 'peros' en el horizonte

Las OPAs dan la bienvenida a una cosecha muy buena - Foto: David Castro

Los primeros paseos y salidas permitidos dentro del confinamiento nos muestran una primavera exuberante, magnífica. Las lluvias han hecho su trabajo y en lo medioambiental parece que las cosas van bien, es una percepción y casi una seguridad por eso preguntamos a las gentes del campo, a las diferentes OPAs sí realmente lo notan sus profesionales y qué podemos esperar de las cosechas. Lo tienen claro: estamos ante una gran campaña, «pinta bien» desde luego, el cereal está excelente, se ha podido hacer acopio para forraje y los animales tienen suculentos pastos de los que alimentarse en los próximos meses lo que reducirá los costes de su alimentación y, además, todo parece indicar que la campaña de riego está asegurada. 
Esa sería la gran conclusión. Desde las filas de UCCL, Jesús Muñoz, hombre de campo donde los haya espera efectivamente una gran cosecha, aunque aún queda un mes para acabar de rematarla, pero sí: «Hay que decir cuando las cosas van bien y cuando las cosas van mal» y en este caso gana lo positivo y es una manera de reconciliarse con el campo y de dar por buena la decisión que tomó en su día de no colocarse como licenciado que es en geografía e historia  y dedicarse de lleno a lo que le hace feliz, esto es «estar encima de un tractor y arar», cuenta. 
Por poner algún ‘pero’, los precios no son lo altos que deberían y en ello están de acuerdo también en UPA, tal y como reconoce Ignacio Senovilla o en Asaja, tal y como nos lo confirma su máximo responsable en Ávila, Joaquín Antonio Pino. 
El campo dará sus frutos y en Ávila esperan una gran cosecha.En Castilla y León, hablan los datos de siete millones de toneladas de cereal y en Ávila tal y como desglosa el representante de Asaja las cifras tanto por hectáreas como por rendimiento también son muy positivas. Hay que esperar porque una solanera constante o el pedrisco pueden hacer daño, pero el caso es que, como decíamos, el horizonte está despejado y parece que será un gran año, aún mejor después del dramático y seco 2019 en el que los precios estaban bajos pero encima la cosecha fue casi inexistente. Entramos en los datos de trigo  y hay en la provincia del orden de 33.000 hectáreas de secano con un rendimiento que se calcula en 2.900 kilos por hectárea y 2.600 de regadío con 4.500 kilos por hectárea. Hablamos de 110.000 toneladas de trigo. En cebada serían 140.0000 (gracias a las 47.000 hectáreas de secano con un rendimiento medio de 2.600 kilos y 4.700 hectáreas de regadío con 4.200 kilos de media). A ello se suman 5.000 toneladas de avena y 23.000 de centeno. Eso a día de hoy según la Comisión de Estadística, pero el rendimiento puede ser incluso mejor, apuntan desde Asaja.
Para Pino la crisis del coronavirus y el confinamiento ha permitido sacar a la luz ciertas realidades  como que la agricultura y la ganadería que han seguido su curso no son las culpables de la contaminación puesto que los niveles han bajado y se percibe el aire más puro. 
No todo es bueno apunta ya que la crisis ha hecho caer el consumo de ciertas carnes y eso significa menos animales que llegan a cebaderos y baja también el consumo de piensos lo que hace que haya mayor stock y provoque la bajada de precios, pero en general la satisfacción entre las OPAS por un año «que viene adelantado en el campo» es un hecho. 
Para Ignacio Senovilla, de UPA, el campo sin duda está estupendo y «las perspectivas son buenísimas». «Están asegurados los forrajes y los pastos. En Extremadura, sin ir más lejos está tan alta la hierba que las vacas (muchas de las cuales proceden de Ávila) ni se ven». Apunta esto porque en Ávila «dos terceras partes son ganadería». El regadío «está a tope» y «Las Cogotas también» lo que garantiza esa campaña de riego. Cierto es que hasta que el cereal no esté en nave hay cierto riesgo y le queda un mes pero claro «el nuestro es un negocio al aire libre» y también es verdad que en España el cambio climático es un hecho.
 ¿Los precios? «Los precios son otro tema», pero al menos «hay cosecha, hay que recoger esa cosecha y almacenar y después ya se venderá», recuerda Senovilla un dicho de su padre. 
Además puede ser bueno para España el hecho de que en países de Centro Europa importantes para el cereal no han tenido un año tan bueno y apunta por ejemplo a la sequía de Rumanía, pero lo importante es la buena cosecha que aquí se avecina.
Ahonda también en el buen rumbo de los forrajes «para la ganadería es chapó». En la Moraña por ejemplo están sacando mucho forraje para la zona de El Barco-Piedrahíta-Gredos y ya de por sí allí hay buen pasto. Es Joaquín Antonio Pino el que apunta datos también de siega para forraje: 800 hectáreas de trigo han ido a ese destino, 600 de cebada; y  de centeno en verde, 1.200, así como 600 de avena y otras 350 de triticale (un híbrido de trigo y centeno).
En definitiva, si nada se tuerce, las noticias para el campo son inmejorables.