Semana Santa en miniatura

P.R.
-

El Auditorio de San Francisco acoge la exposición de unos 500 dibujos escolares presentados al concurso de la Junta de Semana Santa

Semana Santa en miniatura - Foto: Belén González

Esta es mi pintura. Esta es mi pintura», repetía con orgullo una niña a sus padres a la vez que mostraba el cuadro que había realizado y presentado al concurso de dibujo que cada año convoca la Junta de Semana Santa. Ayer precisamente fue inaugurada la exposición con 500 finalistas de los 2.000  trabajos presentados a este concurso, reconocía el presidente de la Junta de Semana Santa, Ernesto Gómez Ferreras. De esos 2.000 trabajos se realiza una selección de unos quinientos que son los que se pueden ver en la muestra que fue inaugurada ayer en la Sala del Auditorio Municipal de San Francisco. Después, el jurado hace una segunda selección en cuatro categorías en función de las edades de los niños y el curso que realizan, para fallar los tres premios que se conceden a cada categoría, aunque este año, según reconoció el presidente de la Junta de Semana Santa, se ha considerado oportuno conceder un accésit en cada una de las categorías por la calidad de algunos dibujos. Los participantes son alumnos de colegios de Ávila Capital. En cuanto a la temática y calidad de los dibujos, el presidente de la Junta de Semana Santa indicó que «es un tema libre sobre la Semana Santa. Hay gente que reproduce pasos, otros dibujan lo que conocen. Algunos son de mucha calidad, otros no tienen tanta, pero tienen mucho sentimiento», señalaba Gómez Ferreras, quien reconocía que había una gran variedad en cuanto a la temática presentada. «Los niños se decantan mucho por representar la Borriquilla, el Cristo de los Ajusticiados, la Virgen en diversas advocaciones, pero son variados los temas».
Héctor Palencia, el teniente de alcalde responsable de Servicios a la Ciudad, Turismo y Patrimonio Histórico, reconocía la importante labor que realiza la Junta de Semana Santa con este tipo de actividades porque  lo consideran fundamental para poder seguir con estas tradiciones que «pasan de padres a hijos y de abuelos a nietos».