Defensa investigará las supuestas torturas del Ejército español en Irak

AGENCIAS
-

El departamento de Pedro Morenés censura las «deplorables» imágenes que muestran a cinco soldados golpeando a dos detenidos en el país árabe en 2004 y comprobará «si son ciertas»

Defensa investigará las supuestas torturas del Ejército español en Irak - Foto: EUROPA PRESS

El Ministerio de Defensa anunció ayer que va a investigar las «deplorables» imágenes de soldados españoles maltratando a detenidos en Irak para determinar «si son ciertas» y si «pueden depurarse responsabilidades» por esos hechos, que presuntamente se habrían cometido hace casi 10 años.
Según indicaron fuentes de la cartera que dirige Pedro Morenés, este departamento «deplora» el contenido del vídeo hecho público por el diario El País, en el que aparecen cinco militares golpeando a varios arrestados, según explicó el periódico, en Diwaniya, la base principal de las tropas nacionales desplegadas en territorio árabe.
En la grabación, de 40 segundos de duración, los efectivos piden entran en una celda en la que un prisionero está tirado en el suelo. Uno de los guardianes le ordena a gritos que se incorpore y, ante la inmovilidad de éste, le golpean. Entonces, otro detenido es arrojado sobre el primero y comienzan a propinar patadas a ambos, que gimen de dolor. Por último, se escucha a uno de los uniformados, que permanece en la puerta observando la escena, exclamar: «¡Jo!, A éste se lo han cargado ya».
Según explicó el Ministerio de Defensa, «los primeros» que lamentan y rechazan estas imágenes son «los propios militares, que llevan más de 20 años en misiones en el exterior», haciendo «un trabajo impecable» y sin que «jamás» haya habido «una queja» sobre su comportamiento.
Ahora, según señalaron las fuentes del departamento, se va a «investigar» si las «fechorías» de estos soldados que aparecen en el vídeo «son ciertas» y, si se confirma su autenticidad, se tratará de averiguar quiénes son los autores «para ver si pueden depurarse responsabilidades».
Por su parte, el portavoz de Defensa del PSOE, Diego López Garrido, demandó al Gobierno que abra una investigación pública por estas presuntas torturas, al tiempo que explicó que se trata de unas imágenes de «una brutalidad extraordinaria» y, por ello, los socialistas se encuentran «a la espera» de un análisis «extenso, inmediato y en profundidad».
«Nos parece algo muy grave y, a la vista de los resultados de esas investigaciones que deberán hacerse públicos, no descartamos ninguna otra iniciativa parlamentaria», agregó.
Además, recordó que quien tendría que explicar estas imágenes (fechadas en 2004) es el expresidente del Gobierno José María Aznar. «Él (Aznar) fue quien hizo el seguimiento a George Bush de esta guerra de Irak, ilegal, ilegítima, contraria a la opinión pública y duramente criticada por nosotros», concluyó.
Por su parte, la secretaria de Política Social del PSOE, Trinidad Jiménez, quiso incidir en que las presuntas torturas publicadas en El País son «un hecho aislado» que «solo afecta a aquellas personas que salen en el vídeo».
La dirigente socialista criticó lo ocurrido e indicó que «si se pueden depurar responsabilidades que se haga», aunque recordó el «compromiso de las Fuerzas Armadas con la libertad y los derechos humanos».

«Nauseabundo». Por otra parte, la portavoz de ICV, Laia Ortiz, aseguró que el grupo de la Izquierda Plural exigirá «explicaciones a quien haga falta» por estos hechos y valoró que los acontecimientos «no pueden quedar impunes», por lo que no descartó que el grupo parlamentario pueda pedir que se abra una investigación sobre el asunto. La representante ecosocialista recordó que el entonces ministro de Defensa, José Bono, es aún diputado, por lo que remarcó que «quizá tendría alguna cosa que decir».
En este sentido, Equo también exigió una investigación «urgente» ante la «despiadada tortura» que se aprecia en las imágenes.
Para la formación, las imágenes son «absolutamente nauseabundas e inaceptables», al tiempo que recordó que «esta injusta y sangrienta guerra, a pesar de su ilegalidad y de la clara oposición de la ciudadanía», constituye «una etapa negra en la historia, que debe ser investigada».
Por ello, a su juicio, las pesquisas deben comenzar «por los soldados que aparecen en el vídeo, para conocer su identidad y saber si permanecen en el Ejército» y continuar «por los mandos de la base española y por el anterior Ejecutivo, en concreto, por el titular de Defensa Federico Trillo».