Piden medidas urgentes para el sector de los carburantes

J.M.M.
-

El presidente de la Asociación Provincial de Estaciones de Servicio de Ávila, José Manuel Terceño, cifra el descenso de las ventas entre un 80 o un 85 por ciento y asegura que «no es rentable mantener abiertas la gasolineras»

Piden medidas urgentes para el sector de los carburantes - Foto: Isabel García

El sector de los carburantes en Ávila ha reclamado medidas económicas a las administraciones locales, que ayuden a las empresas afectadas a paliar los daños ante la situación que están sufriendo.
En el caso de este sector, las ventas han registrado una caída «de entre un 80% y  85%», asegura José Manuel Terceño, presidente de la Asociación Provincial de Estaciones de Servicio de Ávila, a través de un comunicado de prensa. 
Por eso desde este colectivo se suman a las peticiones que viene reclamando Confae desde el inicio de esta crisis a las administraciones. «Medidas concretas y urgentes para ayudar al empresariado abulense, con el fin de que puedan afrontar las pérdidas económicas durante y después del estado de alarma», afirman. 
Según se precisa desde este sector, «la eliminación o reducción en su caso en el pago de tasas e impuestos locales es esencial, los empresarios no pueden soportar determinados tributos sin actividad económica, pueden acumular costes fijos cuando no hay ingresos; e igualmente solicitan medidas de compensación por el decrecimiento de las ventas». En este sentido, precisan que «el margen de beneficio de la venta de carburante es uno de los más bajos del mercado, ya que el precio viene prácticamente dado a través de los impuestos a los carburantes, quedando a disposición de la distribución un minúsculo margen. Las empresas del sector tienen fuertes inversiones en inmovilizado, medidas de seguridad obligatoria, y cuando pertenecen a las petroleras el altísimo canon que han de pagar a estas». 
El descenso de consumo de combustible ha sido tan elevado que «no es rentable mantener abiertas la gasolineras, continuar con el servicio. No hay ningún sector que pueda mantener abierto con una reducción de ese calibre», asegura José Manuel Terceño. 
Por otra parte, el propio sector ha sido el que ha tenido que buscar por sus propios medios las protecciones adecuadas, que han podido conseguir en parte a través de las asociaciones federales, indica Terceño. 
En cuanto a la reducción de horarios, permitida recientemente por el Gobierno, «los gasolineros de Ávila se suman rotundamente. Llevábamos pidiéndolo varias semanas, por lo que hemos acogido esta medida satisfactoriamente. Ya hemos aplicado alguna reducción y muchos otros se van sumando». 
La situación actual la afrontan «con resignación, como todo el mundo. Lo más importante es la salud de las personas y habrá que asumir las medidas necesarias para que prevalezca la vida», pero las empresas y los puestos de trabajo tienen también que sobrevivir y no lo harán sumando pérdidas un día tras otro, por lo que excepcionalmente tienen que ser apoyadas por las administraciones.