Un sueño junto a Fuentes Claras

E.Carretero
-
Un sueño junto a Fuentes Claras

La abulense Raquel Navarro ha rehabilitado un antiguo caserío familiar junto al embalse que abrirá sus puertas el próximo año aportando una treintena de nuevas plazas hoteleras a la ciudad

La abulense Raquel Navarro está a punto de cumplir el sueño que acaricia desde hace tiempo y del que también ha hecho partícipe a su marido Esteban, que no es otro que el que seguro que atesoran muchas personas de abandonar la gran ciudad en busca de mayor calidad de vida. El sueño de este matrimonio afincado en Madrid tiene nombre propio, Caserío Fuentesclaras,  y fecha para hacerse realidad, 2019, que es cuando tienen previsto inaugurar el negocio hostelero que han proyectado en la antigua casa del guarda y otras construcciones anexas de la dehesa Fuentes Claras de Arriba que la familia de ella posee desde hace varias generaciones.   
«Con este proyecto vamos a cumplir el deseo de Raquel de recuperar este antiguo caserío que se estaba viniendo abajo y también el de dar un giro a nuestro día a día», explica su marido Esteban los motivos que llevaron a la pareja a embarcarse hace ya un lustro en este proyecto que tras muchos años de papeleo y pasos administrativos por fin está a punto de convertirse en realidad. No en vano, este alojamiento hotelero «ubicado en un entorno absolutamente rural pero perteneciente al municipio de Ávila» abrirá sus puertas el próximo año, si bien aún la pareja no pone fecha exacta para ello.
Tras obtener todas las licencias de obra, que no han sido pocas ya que el alojamiento está ubicado «en pleno campo y en un entorno protegido», el proyecto de rehabilitación, en el que se ha implicado a empresas abulenses con el fin también de contribuir a la «dinamización» de la ciudad y que ha dirigido el arquitecto Vicente Mayorga,  ya ha tomado forma y está «muy avanzado»,  como reconocen con evidente satisfacción.

«Respeto al medio ambiente, confort y una ubicación muy especial» serán, apunta el matrimonio, las señas de identidad de este alojamiento hotelero  que se ha levantado sobre la antigua casa del guarda de la dehesa Fuentes Claras de Arriba, de más de 100 hectáreas y situada a apenas 5 minutos en coche de Ávila, y que  a partir del próximo año sumará unas 28 nuevas plazas a la capacidad hotelera de la capital abulense.