La banca destruye casi 95.000 empleos desde la crisis

María Taboada (Efe)
-

El sector financiero recorta más de un 33% sus plantillas debido en mayor medida a las fusiones entre entidades y el cierre de sucursales

En apoco más de una década, el sector financiero español no da por cerrado el ajuste de su plantilla y su red de oficinas, tal y como demuestran los recortes anunciados en los últimos días por el Banco Santander y CaixaBank, que elevan la cifra de puestos de trabajos destruidos a casi 95.000.
La entidad presidida por Ana Botín inicia justo mañana con los sindicatos la negociación formal de su nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE), un proceso con el que prevé reducir su plantilla en España en 3.700 efectivos y la red de oficinas en 1.150 sucursales tras la integración del Banco Popular.
Cuando la crisis financiera empezó a notarse en España, en 2008, el sector contaba con una plantilla de 270.855 empleados, un número que se redujo casi un 33%, hasta 181.999 a cierre de 2018, según los últimos datos del Banco de España. Esto equivale a una destrucción de 88.856 empleos en una década.
En ese último dato se tienen en cuenta los ajustes acometidos solo el año pasado por el Banco Santander, los de Bankia tras la fusión con BMN, los de Ibercaja, los de Liberbank y los de EVO Banco.
Este mismo año, además, CaixaBank ha anunciado un nuevo ERE que afectará a 2.023 trabajadores que, sumados a los 3.700 del Santander, hace que peligren 5.723 empleos más que se ñaden a los cerca de 89.000 destruidos hasta finales de 2018.
Teniendo en cuenta estas últimas cifras, la plantilla del sector financiero quedaría por debajo de los 176.300 empleos, una reducción superior al 35% desde el estallido de la crisis.
El secretario general del sector financiero de UGT, Roberto Tornamira, lamenta la destrucción de empleo registrada en los últimos años, que en su opinión "sigue y seguirá" en un futuro inmediato en el que no descarta más fusiones.
Asimismo, critica la "irresponsabilidad" de las instituciones públicas ante el oligopolio bancario que se está fraguando y afea que la banca esté "cada vez más enfocada al inversor en vez de a las necesidades de la sociedad", lo que en su opinión lleva a plantearse la necesidad de una banca pública.
El presidente del sindicato independiente FINE -que engloba a más de 30.000 empleados-, Luis José Rodríguez Alfayate, también denuncia que la pérdida de puestos de trabajo en el sector financiero "es alarmante".
"Tras la reconversión y la crisis de la última década que han sufrido drásticamente las plantillas, en la actualidad, seguimos inmersos en procesos de descomposición de entidades que se llevan por delante miles de puestos de trabajo", añade.
Aún así, a pesar de la importante reestructuración llevada a cabo en el sector financiero español, tanto fuera como dentro de España se sigue metiendo presión a las entidades para que recorten gastos, mejoren su eficiencia y rentabilidad, y también su solvencia.

 

La subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, insistió recientemente en que en el actual escenario de bajos tipos de interés las fusiones son una alternativa "clara" para elevar la eficiencia de las entidades.
Recordó que en los últimos años el sector ha reducido su estructura operativa de forma muy significativa, aunque a pesar de ello las entidades españolas continúan presentando unos niveles "claramente superiores de oficinas bancarias en relación a la eurozona y a otras economías".
Por ello, dijo, "existiría todavía un cierto potencial de reducción de costes por esta vía".

La banca destruye casi 95.000 empleos desde la crisis EFE/MIGUEL GUTIERREZ
La banca destruye casi 95.000 empleos desde la crisis - Foto: EFE/MIGUEL GUTIERREZ