Mañueco ve un "castigo injustificado" el reparto del fondo

SPC
-

El presidente de la Junta apela a la "prudencia" para avanzar en la desescalada y dice que el "sello de calidad" será estar "limpios de la covid"

Alfonso Fernández Mañueco. - Foto: Ical

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, insistió hoy en que el nuevo reparto del fondo extraordinario no reembolsable para las comunidades es un “castigo injustificado”, porque penalizará, a su juicio, a las autonomías que más han sufrido la pandemia del COVID-19 y dificulta en su opinión la lucha contra el reto demográfico en el futuro y el mantenimiento de los servicios en el territorio.

En una entrevista en El Programa de Ana Rosa de Telecinco recogida por Ical, Fernández Mañueco censuró de nuevo el “recorte” de 2.000 millones para sanidad y servicios sociales en el fondo que prevé a probar el Gobierno. Además, criticó que no se haya tratado su distribución en una reunión o foro como el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

“Yo creo que al margen de los criterios, lo importante es el dinero”, afirmó el presidente de la Junta, por lo que recordó que la Comunidad y otras autonomías pidieron fondos para pagar el “sobrecoste” de luchar contra el virus en materia de sanidad y políticas sociales. “Se trataba de pagar la factura real”, dijo por lo que destacó que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aceptara la propuesta y anunciara un fondo, si bien recordó que también pidieron que se compensara la pérdida de ingresos por la reducción de la actividad económica en los territorios más rezagados en la desescalada.

También, Fernández Mañueco afirmó que la Comunidad solicitó otros fondos complementarios para el transporte interurbano, pero rechazó que se haga con un recorte de 1.000 millones para los servicios sociales. Por ello, consideró “sorprendente” la habilitación de partidas para otros fines, como la educación, y recalcó que es “injusto” y que hace aún más complicado afrontar en el futuro la lucha contra el reto demográfico.

El jefe del Ejecutivo autonómico, que no quiso entrar a señalar a las comunidades más beneficiadas en el reparto, sí aprovechó para exigir que se tenga en cuenta el criterio de la incidencia de la pandemia y aseguró que seguirán pidiendo que se valoren otros como la despoblación, la dispersión o el mantenimiento de los servicios públicos en el territorio. Por ello, consideró que las actuaciones del Gobierno no dan “certidumbre” a la Comunidad y a la por el mundo rural.

Sobre la evolución de la pandemia y la desescalada, Alfonso Fernández Mañueco apeló a la prudencia, aunque reconoció que los indicadores han mejorado en general en todas las provincias. “Estamos contentos con la evolución”, dijo y remarcó que Castilla y León tiene una sanidad pública “fuerte” que “ha resistido”, si bien admitió que se han pasado “momentos difíciles”.

Sobre el paso a la fase 3, explicó que el vicepresidente, Francisco Igea, mantiene una reunión con el comité de expertos este lunes para abordar los siguientes pasos, si bien recordó que se ha primado el criterio de la “seguridad sanitaria”. “Cuando se diga que esatmos limpios de Covid ese va a ser nuestro principal sello de calidad para el turismo, al economía y la reactivación”, afirmó.

Finalmente, sobre el fin del estado de alarma, el presidente de la Junta, que defendió la búsqueda de otros mecanismos, volvió a pedir al Gobierno que en la nueva regulación se controle la movilidad entre comunidades, para lo que pidió la colaboración de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Por ello, concluyó que hay que tener “tranquilidad” y hacer un análisis “sensato, sosegado y que dé certidumbre”.