Dos abulenses, premiados en el certamen Arte Joven 2018

D.C
-

Lucía Rodríguez, en la modalidad de narrativa, y David Hernández, en la de escultura, consiguen reconocimientos en este programa que busca motivar a los jóvenes artistas de Castilla y León

Dos abulenses, premiados en el certamen Arte Joven 2018

Dos creadores abulenses, Lucía Rodríguez en la modalidad de narrativa/teatro, y David Hernández, en la de escultura, han conseguido los primeros premios en sus respectivas categorías en el certamen ‘Arte Joven: Jóvenes Artistas en Castilla y León 2018’, concurso puesto en marcha por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta con la finalidad de «premiar la creación artística y promocionar la obra de jóvenes artistas». 
El premio a Lucía Rodríguez le fue concedido por una novela corta titulada La Paparrasolla, precisamente el nombre de una criatura mitológica de la Sierra de la Demanda, una obra con la que, tal y como declaró en su discurso del acto de la entrega de premios, pretendía «reivindicar la belleza y el misterio de la mitología castellana». Esta obra, en la que se pregunta por cómo y cuándo nacen las leyendas, cuenta una historia en la que se entremezclan las vidas más corrientes y los mitos más antiguos; sus protagonistas son Elvira y Martín, dos abulenses que se verán envueltos en los misterios de un pequeño pueblo desde cuyo campanario, cada noche, les despiertan unos extraños sollozos, un hilo de misterio que se convierte también en una reflexión sobre los límites del tiempo, de lo tangible y lo mágico que envuelven la realidad humana.
La novela, no la primera que escribe Lucía Rodríguez pero sí la primera que ve editada, ha sido publicada por la Junta de Castilla y León, y en breve será repartida por todas las bibliotecas públicas de la Comunidad para que pueda ser leída por sus usuarios.
Dos abulenses, premiados en  el certamen Arte Joven 2018Dos abulenses, premiados en el certamen Arte Joven 2018 David Hernández consiguió su premio por la obra Autorretrato, una escultura en forma de instalación que forma parte de su Trabajo de Fin de Grado realizado este mismo año y que creó utilizando mezclando como materiales el bronce, la piedra y el plástico. 
Esta pieza, que aunque formaba parte de un conjunto (con otra escultura, una pintura y una serie de dibujos) tiene también entidad en sí misma, es un autorretrato para el cual se inspiró en una «operación que me realizaron hace unos años, con un componente estético y otro médico, y se centra en el momento de la intervención».