Fernández invita a seguir estudiando sobre San Segundo

I.Camarero Jiménez
-

El director de la Institución Gran Duque de Alba fue el elegido por la Cofradía de San Segundo para pronunciar el pregón de las fiestas que rinden homenaje al copatrón de la ciudad

Fernández invita a seguir estudiando sobre San Segundo - Foto: Ana I. RamÁ­rez

Las celebraciones de San Segundo, patrón de la ciudad, han empezado. Lo hicieron ayer y se extenderán hasta el próximo domingo 5 de mayo y teniendo en cuenta que su día grande será, como es habitual, el día 2. Este año además es muy especial pues se cumplen los 500 años (V Centenario) de la aparición de los restos del santo en la ermita que lleva su nombre. De ello habló largo y tendido precisamente ayer el pregonero de estas fiestas, Maximiliano Fernández, a la sazón director de la Institución Gran Duque de Alba. 
Se confesó el pregonero «agradecido» con la Cofradía de San Segundo por invitarle a ejercer esta labor y no se olvidó de aquellos que le precedieron en tan importante cometido «investigadores y autores de la talla de Emilio Rodríguez Almeida, Tomás Sobrino, José Belmonte o Francisco López». Fallecidos hace no mucho tiempo quiso que el día de ayer se convirtiera también en un homenaje a estos «pregoneros de San Segundo».
Aseguró que para él era un «gran honor y una satisfacción especial» el hecho de que su turno haya llegado «con el V Centenario de la llamada ‘invención’ (palabra en la que también insistió e indagó durante su pregón) o descubrimiento de los restos atribuidos al santo (allá por 1519), considerado por la tradición como copatrón, con Santa Teresa, y primer obispo de Ávila, en esta ermita declarada monumento nacional en 1923».
Fue una intervención extensa y muy sentida que hundió sus raíces en la consideración histórica «mínima» sobre el hecho que fundamenta la celebración, tanto el descubrimiento de los restos como el traslado a la capilla de San Segundo de la Catedral (algo que ocurrió en 1594). También tuvo otros pilares su intervención, concretamente, «la crónica o relación del hallazgo y traslado, como formas periodísticas de comunicar hechos presenciados por el propio cronista o relator y las repercusiones religiosas, culturales, artísticas, sociales y festivas que tuvo y sigue teniendo el acontecimiento». Fue, dijo, su homenaje al patrón de Ávila pero también a sus devotos y seguidores.
Para Fernández el momento en el que nos encontramos, el V Centenario era necesariamente una «invitación  a seguir estudiando e investigando sobre la verdad histórica» y por tanto una invitación «al conocimiento». Además tanto él -como  en su día sus predecesores tienen, recordaba, como cometido «investigar» pues es su tarea, y más ahora en su cargo como director de la Gran Duque de Alba. Y es que el trabajo del historiador «consiste en seguir investigando y buscando documentación para avalar o desmentir lo que afirma la tradición», es por eso que dijo que supone «que es el mayor homenaje con el que podemos honrar al varón apostólico (uno de los siete que existen)». Y por supuesto en su pregón hizo alusión a las personas que en su día estudiaron este tema y especial hincapié hizo en Antonio de Cianca (pero también en Rodríguez Almeida Jesús Arribas o María Cátedra). Ahondó en la figura de San Segundo y en la de la palabra ‘invención’ y sus diversas acepciones y por último en las repercusiones del hallazgo que dio pie a las celebraciones (con repercusiones religiosas, culturales y artísticas, así como sociales y festivas).