Los procuradores de Podemos y UPL renuncian a la medalla

SPC
-

El procurador de Vox jura su cargo "por España" y Pedro José Pascual lo hace "por Ávila"

Los procuradores de Podemos y UPL renuncian a la medalla

Los dos procuradores que representarán a Podemos en las Cortes de la X Legislatura han prometido sus cargos como representantes de los ciudadanos en el Parlamento "por una Castilla y León feminista y por unos pueblos vivos", en el caso de Laura Domínguez, y "para poner las Cortes al servicio de una Comunidad más justa, más digna y mejor en la que las personas sean lo primero", en el caso de Pablo Fernández. 
Esta es la fórmula por la que han optado los procuradores de Podemos en la sesión constitutiva del Parlamento de Castilla y León en la que han vuelto a rechazar la medalla de las Cortes, como hicieron hace cuatro años como muestra de "austeridad". 
También ha sido diferente el juramento del cargo del representante de Unión del Pueblo Leonés (UPL), Luis Mariano Santos, quien, como sus antecesores, ha jurado su escaño "por la autonomía de la región leonesa", y también ha rechazado la Medalla de las Cortes. 
El procurador por Vox, Jesús García-Conde del Castillo sí ha cogido la Medalla de las Cortes, en este caso con la fórmula: "Por España, sí juro". En el caso de Pedro José Pascual Muñoz, que entra en las Cortes por el partido 'Por Ávila', ha optado por: 'Sí juro y por Ávila'. 
Por su parte, 29 procuradores del PP han optado por la fórmula de jurar su cargo mientras que los 35 representantes socialistas han optado por prometer. En el caso de los doce procuradores de Ciudadanos, han jurado Francisco Igea, David Martín, Blanca Negrete, Juan Pablo Izquierdo, Marta Sanz, Luis Fuentes, Miguel Ángel González y María Teresa Gago y prometido el resto: David Castaño, María Montero, José Ignacio Delgado y Ana Carlota Amigo. 
Una de las anécdotas en la toma de posesión como procuradores ha sido la ovación de los socialistas al candidato del PSOE a la Presidencia de la Junta y procurador por Burgos, Luis Tudanca, que ganó las elecciones del pasado 26 de mayo aunque se quedó a seis escaños de la mayoría absoluta por lo que no gobernará tras el principio de acuerdo entre PP y Ciudadanos, que con 29 y 12 escaños, en cada caso, alcanzan los 41 votos que establecen la mayoría absoluta. 
Esta ovación obligó a la 'popular' Paloma Vallejo a esperar unos segundos para jurar su cargo como procuradora.