UCCL asesora sobre las reclamaciones contra las lácteas

I.Camarero Jiménez
-

El sindicato organizó un encuentro con ganaderos tras conocerse la multa de 80 millones impuesta por la Comisión Nacional de Competencias a las industrias por pactar precios

UCCL-Ávila convocó este viernes una asamblea informativa a la que estaban llamados los ganaderos de lácteo de la provincia, que acudieron en masa, para informarles de primera mano y con el asesoramiento de varios abogados sobre las posibles reclamaciones a las industrias lácteas y tras conocerse la multa de 80 millones de euros impuesta a éstas por parte de la  Comisión Nacional de los mercados y Competencias. 
Cierto es que aún no hay sentencia firme y hay que esperar a ésta para que haya posibilidades de reclamar los daños sufridos entre los años 2000 y 2013. Pero desde UCCL quisieron avanzar al respecto. Así, Jesús Manuel González Palacín compareció ante los medios para explicar este encuentro en el que no se trataba sólo de animar a las reclamaciones sino de «aportar toda la información» que precisen los ganaderos para que después estos elijan qué hacer. 
Y es que aseguran que UCCL está ahí para ejercer esa defensa y más cuando el sector lleva ya tiempo viviendo malos momentos.Recordaba que cuando entramos en la UE las explotaciones ganaderas dedicadas al lácteo se contaban por miles en Castilla y León y ahora apenas superan el millar (1.018, tras la desaparición de 80 el último año).En el caso de Ávila la suma de esas explotaciones no llega ni a 150. Ahora bien en el periodo desde el que abarca la sanción podríamos estar hablando de 1.500 explotaciones afectadas.
Palacín estimó que el 100% de estos profesionales son afectados porque han estado percibiendo por debajo de los costes de producción. Aprovechó la comparecencia para asegurar que las industrias lácteas multadas por haber pactado los precios, en resumidas cuentas,  son una decena (Lactalis, Pascual, Central Lechera Asturiana, Danone, la antigua Senoble y cooperativas gallegas y catalanas), pero el resto se han aprovechado precisamente porque los ganaderos siempre han recibido por debajo de esos costes.Al mismo tiempo Palacín no dudó en asegurar que la Administración Regional «se ha puesto de perfil» ante el problema y apuntaba que debería haber ejercido una labor de ‘arbitraje’ en este asunto.
Para Palacín en el caso de reclamar, los ganaderos tienen muchas posibilidades de ganar pero «hay que hacerlo lo mejor posible para que no se produzca ningún defecto de forma». Tras las reclamaciones tiene que haber necesariamente una ardua labor de ‘peritaje’.