Educación y Turismo: 175 (y 30) años de vida

M.M.G.
-

La escuela acoge la exposición 'Ávila 175-30', que si bien habla del pasado de estos estudios es también reflejo de buena parte de la historia de la capital

Educación y Turismo: 175 (y 30) años de vida

Libros amarillentos que cuentan muchas más historias que las que encierran sus páginas; instrumentos musicales con tantas notas vertidas como admiración despiertan a quienes los contemplan; un ábaco en el que aprendieron a contar generaciones pasadas... incluso un proyector de diapositivas del siglo XIX aún en funcionamiento. Estos son sólo algunos de los objetos que desde este martes y hasta el próximo 24 de mayo pueden contemplarse en la muestra ‘Ávila 175-30’, la exposición con la que la Universidad de Salamanca enriquece el listado de actos programados con motivo de la celebración del 175 y 30 aniversarios de los estudios de Educación y Turismo en la región y en Ávila respectivamente. 
El rector de la USAL, Ricardo Rivero, fue el encargado este martes de inaugurar esta exposición, que está abierta a toda la ciudadanía abulense. De hecho, todos los responsables de la misma repitieron ayer siempre que tuvieron ocasión la invitación a que todos acudan a contemplarla. Así lo hizo, por ejemplo, la anfitriona del evento, la directora de la Escuela de Educación y Turismo en Ávila, María Isabel López Fernández, que explicó cómo la muestra se divide en dos partes relacionadas entre sí: una primera, con paneles explicativos sobre la historia de estos estudios y una segunda, con materiales bibliográficos y pedagógicos rescatados en su mayoría de los fondos de la propia Escuela abulense. «Y algunos, como el ábaco, nos los han prestado desde ‘La última escuela de Otones de Benjumea», apostillaba.
«Esto es parte de la historia de Ávila», decía orgullosa la directora, a la que daba la razón la delegada del rector para el campus de Ávila, Sonsoles Sánchez-Reyes, para la que recorrer las vitrinas de la exposición es la mejor «forma de revivir momentos» y de recordar a aquellos que trabajaron en su día por los estudios de Educación y Turismo. A ellos precisamente les quiso dar las gracias. «A todos esos pioneros que han creído en la divulgación y democratización de la educación», dijo, porque, en su opinión, gracias a ellos «hoy disfrutamos del estado de bienestar».
Sánchez-Reyes animó a mayores y jóvenes a disfrutar de esta exposición, «nostálgica», la describió. Porque unos podrán echar la vista atrás y los otros podrán «entender y valorar más el momento presente».
Por su parte, el rector de la USAL, que recorrió con interés la muestra, quiso comenzar sus palabras asegurando que «Ávila es una ciudad del saber, identificada con la mejor tradición educativa».
Por ese motivo, él también invitó a todos los abulenses a acercarse a conocer una muestra de la que es principal responsable el subdirector de la Escuela de Educación y Turismo,Raimundo Moreno.
«En la USAL miramos hacia el futuro», proseguía con sus palabras el rector. «El campus de Ávila tiene un prometedor futuro con nuevas titulaciones», decía, «pero también tiene un gran pasado y nuestra convicción de que invertir en educación es siempre un acierto».
alrededor de 800 alumnos. En la actualidad, la Escuela de Educación y Turismo cuenta con unos 800 alumnos, como apuntaba Sánchez-Reyes, que se reparten entre los estudios de Turismo, los dos grados de Educación y los títulos propios de la escuela.
«Ésta es una escuela muy dinámica», presumía Sánchez-Reyes, «que siempre está pensando en fórmulas de acomodarse a la sociedad». Y aunque no quiso desmerecer la muestra que ayer se estrenaba, sí que quiso aprovechar para lanzar flores a todos los antiguos alumnos de la escuela que son, en su opinión, «la mejor muestra» de lo que en Educación y Turismo se lleva a cabo. A ellos les describió como «grandes embajadores».
Por cierto que al acto también asistieron, entre otras autoridades, el vicerrector de Política Académica y Participación Social, Enrique Cabero, y la vicesecretaria general, Pilar Jiménez Tello.