Menos los ingresos hospitalarios pero más consultas

B.M
-

La actividad en el Complejo Asistencial aumenta de forma general en todas sus áreas, en especial en Medicina Interna, Salud Laboral, Neumología y Oftalmología y con más proyección en Anatomía Patológica

Menos los ingresos hospitalarios pero más consultas - Foto: David Castro

La actividad asistencial del Complejo Asistencial durante el pasado año dejó un aumento en el número de consultas, aunque no muy alto, pero una disminución en los ingresos. En general, según la información proporcionada por la Gerencia de Asistencia Sanitaria, la actividad se ha incrementado en todas sus áreas y se «puede decir que ha sido un año positivo».
La actividad de consultas totales se incrementa levemente, un 0,34 por ciento, correspondiendo a primeras consultas un 0,56 por ciento y las sucesivas un 0,22. En cifras absolutas , el número de consultas llegó a 234.550, de las cuales casi 82.000 fueron primeras consultas. El aumento respecto el año pasado se sitúa en 796 consultas más.
Los servicios que más contribuyen de forma muy significativa a que los datos totales vayan en aumento son Medicina Interna, Salud Laboral, Neumología y Oftalmología. Aún así, el servicio que más consultas realizó fue el de  Oftalmología, superando las 26.500.
De forma general, en menor medida pero con una actividad superior a 2017, se pueden diferenciar dos grupos. En el primer caso están los casos de Cardiología y Psiquiatría, con un mayor número de consultas primeras y menor en sucesivas mientras que el comportamiento opuesto se encuentra en Obstetricia, Oncología, Reumatología y Urología, donde sí que hay un mayor número de sucesivas y menor de primeras.
En el caso de la hospitalización, el número de ingresos baja, pero María Antonia Pedraza, gerente de Asistencia Sanitaria en Ávila, especifica que este número «depende de las necesidades asistenciales» porque «el dispositivo y el número de camas seguimos teniendo el mismo». Añade además que el año pasado, y éste lleva la misma tendencia,  por el tema de la gripe se fue una de las provincias con mayor prevalencia por lo que se mantuvieron «abiertas todas las unidades de Medicina Interna hasta finales de abril».
En datos, el número de ingresos respecto al año anterior descendió en un 3,15 por ciento (-452 en números absolutos). Se llega a esta cifra tras un ligero incremento de los ingresos programados y una caída del 5 por ciento en los urgentes. Se mantiene esa media de camas en 386 con una estancia media de 7,21 (algo menor que el año anterior) y un porcentaje de ocupación que se encuentra en un 71,12 por ciento.
Estos datos de ingresos hay que relacionarlos con los hospitales de día médico quirúrgicos donde hay un incremento de un 56 por ciento y ya anuncia María Antonia Pedraza que se seguirá creciendo puesto que lo que se pretende es que «la gran mayoría de los nuevos tratamientos de patologías crónicas se pueden plantear, aunque sean intravenosas y de varias horas, con un abordaje que evite ingresos y de ahí que bajen los ingresos. Todo está relacionado».
Respecto al área de Urgencias, estas se incrementaron en 308 pacientes con respecto a 2017 (+0,72 por ciento) pero también es cierto que disminuye el número de urgencias ingresadas, lo que quiere decir que desciende la presión de urgencias ingresadas. Esto significa que hay una mejor derivación de pacientes, señala Pedraza.
También hay un aumento exponencial en anatomía patológica, con un 34,16 por ciento más de biopsias y un 20 de necropsias. En este caso la complejidad diagnóstica ha aumentado y eso que en estos datos no se incluye la reciente incorporación de la inmunohistoquímica ni la determinación de biomarcadores. Y este aumento de actividad se debe, entre otras cosas, a que «ahora ya solo no se diagnostica solo el tipo de tumor sino las características de biología molecular y en base a eso están los tratamientos y seguirá un crecimiento exponencial», señala Pedraza.