La decisión de Jonathan Prado, de inmediato

A.S.G.
-

Club y técnico se reunirán la próxima semana para aclarar la posible continuidad del palentino. «No hay que alargarlo mucho». El técnico, contento en el plano personal, pide mejorar cuestiones estructurales para seguir

La decisión de Jonathan Prado, de inmediato

Si Jonathan Prado continúa una temporada más como técnico del Real Ávila o no se sabrá de inmediato.Al menos es lo que quieren todas las partes, entrenador y club, que se han citado para la semana que viene para tomar una decisión. Y lo tienen muy pensado todas las partes después de un mes en el que lo deportivo, eliminados de la pelea por los playoffs, ha dejado el hueco suficiente como para empezar a hacer las valoraciones. La sintonía entre las partes es buena. «Estoy contento con lo deportivo» deja claro Jonathan. Aunque también hay ‘peros’ y no quiere nadie que la renovación o marcha del técnico se convierta en un ‘culebrón’ de verano. «No hay que alargarlo mucho. La situación no es como el año pasado –Jonathan Prado disputó los playoffs con elCristo Atlético– y aquí llevamos ya un mes sin nada. Llevo un año y el diagnóstico lo tengo claro». A partir del próximo lunes llegará el momento de ponerlo sobre la mesa. Y antes de cerrar la semana, se sabrá la decisión.     
Y sobre la mesa pondrá que «personalmente estoy contento».  Satisfecho «con la parte deportiva», con Carlos y Felipe.«Mi forma de entender el día a día del entrenador es lo que he tenido aquí» comenta. Reconoce el ‘feeling’ en el día a día de trabajo dentro del club.
Hay predisposición a la continuidad, pero también hay dudas. «Hay cosas que se deben cambiar, mejorar, para ser un Real Ávila de playoffs, si queremos dar el salto que necesita el club». Porque hay una evidencia palpable en los últimos años. Aunque se han reducido las distancias en la clasificación con los equipos de la zona de playoff, siguen las distancias. Pedirá cambios para su continuidad en el banquillo encarnado  Jonathan Prado para.Cambios  en la «estructura», estructura de club y trabajo. Y aquí aparece el tema del uso del campo e incluso de su estado. «El club necesita un cambio en el chip».
Un cambio de chip interno y externo.Porque cobra fuerza para el entrenador palentino el tema de las instalaciones a la hora de entrenar y trabajar en una temporada en la que la el asunto de la Ciudad Deportiva fue noticia, finalmente para mal. Y no es la primera ocasión en la que Jonathan Prado se pronuncia sobre ello. La última, tras una avería en el suministro de agua en los exteriores del estadio que les impidió regar el terreno de juego prácticamente durante 15 días. «Para un entrenador lo que tenemos ahora no es lo ideal».
Lo que está muy claro es que «para bien, o para mal, la semana que viene se tomará una decisión, tanto por parte del club como por mi parte».No se quiere retrasar más. «El año pasado tuve un playoff y me tomé 15 días para decidirlo».Ahora es distinto. «Tras un mes sin jugarnos nada empiezas a analizar cosas. El diagnóstico sobre la organización interna lo tengo muy claro, sé por donde se pueden mejorar cosas».Si el club puede o no llevarlas a cabo será una de las claves para su continuidad. «A nivel deportivo lógicamente llevo tiempo y tengo claras mis ideas, en lo que hemos fallado, lo que no hemos podido corregir y por suerte el club entiende el diagnóstico, lo que facilita la toma de decisiones. No hay necesidad por tanto de alargarlo mucho.El club también se tiene que mover. Hay 21 jugadores sobre los que hay que tomar decisiones y, si como otros años se quiere ir de la mano del entrenador en las decisiones deportivas, cuanto más tiempo haya para organizarse mejor».
Conocidas las cartas, a partir del lunes llegará el momento de empezar a moverse. Por lo pronto hay sensación de continuidad de un entrenador que llegaba el pasado verano –en sustitución de Miguel Ángel Miñambres– después de que las negociaciones con diferentes técnicos –desde Sedano a MaríaHernández– no llegaran a fructificar. Jonathan Prado –30 años– siempre estuvo en la agenda gracias a su buena temporada al frente del Cristo Atlético, lo que le convirtió en uno de los entrenadores más valorados dentro del grupo VIII de Tercera División.