El 70% de los retornados con ayudas tenía menos de 35 años

David Alonso
-

El pasado año casi 150 castellanos y leoneses se acogieron al programa 'Pasaporte de Vuelta', la mayoría desde ReinoUnido, de los que solo veinte tenían familiares a su cargo

Imagen de un grupo de personas aterrizando en un aeropuerto. - Foto: Rueda Villaverde

Siete de cada diez castellanos y leoneses que regresaron el pasado año a la Comunidad gracias a las ayudas de la Junta tenía menos de 35 años. Esto supone que la mayoría de los paisanos que optaron por retornar a la autonomía desde el extranjero en 2019 lo hicieron en una edad temprana y con una carrera profesional por delante todavía muy prometedora. Además, la gran mayoría –el 85 por ciento– carecía de personas a su cargo, por lo que todavía no habían formado núcleos familiares y no estaban asentados. Así se desprende de los datos facilitados por la Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior a este periódico, que revelan que durante el pasado año 147 castellanos y leoneses volvieron a la Comunidad gracias al programa de ayudas ‘Pasaporte de Vuelta’ desde un total de 39 países, de los que 102 tenían menos de 35 años y 45 superaban esta edad. No obstante, desde la Consejería comandada por FranciscoIgea reconocen que otras muchas personas han vuelto y no han solicitado la ayuda. 
Un programa que se enmarca dentro de las medidas para el retorno del talento y los jóvenes que en algún momento decidieron abandonar al Comunidad para probar suerte en el extranjero. Sin embargo, el ‘Pasaporte de Vuelta’ no es la única línea de ayudas que el Ejecutivo autonómico tiene destinada tanto a este fin como a la retención del talento ya existente en Castilla y León, ya que en nueve de las diez consejerías se llevaron a cabo durante el pasado ejercicio líneas de actuación en este sentido.
En total, la Junta movilizó 515.000 euros para facilitar la vuelta a 147 personas, lo que supone una ayuda media de 3.500 euros por retornado. A esta cifra se le suman otras 60 personas cuya solicitud de ayuda fue rechazada por incumplir algunos de los requisitos fijados, como superar los ingresos máximos, no haber permanecido el tiempo exigido en el extranjero, etcétera. Además, desde el Gobierno autonómico destacan que el 30 por ciento de los retornados –45– lo hicieron para residir en municipios de menos de 10.000 habitantes, lo que sirve para contratarrestar la sangría de la despoblación.
De acuerdo con esto, el ‘retornado tipo’ gracias al programa de la Junta es el de un menor de 35 años, sin personas a su cargo, que regresa a capitales de provincias o a municipios cercanos a éstas o de más de 10.000 habitantes, procedentes de países europeos (fundamentalmente Reino Unido).
Por provincias, León es la más beneficiada, con 43 personas. A Valladolid han retornado 36 personas; a Salamanca, 24 personas; a Burgos, 19 personas; a Segovia, ocho personas; a Palencia, siete personas; a Zamora, 5 personas; a Ávila, cuatro; y a Soria, una persona. La convocatoria para el año 2019 se abrió con un presupuesto inicial de 130.000 euros, pero a lo largo del año el crédito dispuesto se amplió a más de 500.000 euros para poder conceder ayuda económica a todas las personas que cumplieron los requisitos.
La cuantía de la ayuda es de 2.500 euros más 500 euros por persona a cargo, con un máximo de 4.500 euros. En el caso de beneficiarios menores de 35 años, la ayuda asciende a 3.500 euros más 500 euros por persona a cargo, con un máximo de 5.500 euros. En todos los casos, la ayuda se incrementa en un 20 por ciento si la persona beneficiaria ha retornado o pretende hacerlo a un municipio de menos de 10.000 habitantes de Castilla y León.