Vacunas, cada vez más cerca

Agencias
-

Oxford confía en comercializar en diciembre su inyección contra la COVID-19, mientras Japón y Alemania avanzan en sus investigaciones

Vacunas, cada vez más cerca - Foto: José Méndez

El planeta aguarda ansioso a que la ciencia avance y se anuncie en un tiempo récord una vacuna contra el coronavirus. Se estima que una inoculación fiable tarde aproximadamente un año en llegar a los mercados, pero desde la Universidad de Oxford, el catedrático de farmacoepidemiología Daniel Prieto-Alhambra aseguró ayer que el Jenner Institute -un organismo de dicha institución británica que desarrolla vacunas para enfermedades como la malaria o la tuberculosis- ya está produciendo una para poder distribuirla en diciembre, después de que se demuestre que es efectiva.
«El Jenner Institute está trabajando en una de las vacunas que están más avanzadas, está ya en fase 3, llevan reclutados cientos de pacientes y esperan tener resultados hacia octubre o noviembre. Sería la primera en comercializarse», afirmó el científico español. «Si hay suficientes pacientes para demostrar que funciona con los resultados finales del ensayo clínico incluyendo 10.000 pacientes, esperan tener resultados, y si todo va bien y no hay ningún problema, hacia finales de año podrían tener la vacuna finalizada y comercializada», añadió.
Según Prieto-Alhambra, los científicos de la Universidad de Oxford y del Jenner Institute «están dando pasos muy importantes y muy rápidos, pero ahora hay menos infectados y por lo tanto pueden comprobar menos los efectos», por eso, ha dicho, «están abriendo centros de investigación en Brasil, donde ahora hay más casos».
También desde Japón se afanan por encontrar una solución y un consorcio formado por entes públicos y privados comenzará a probar en huanos una potencial vacuna contra la COVID-19 a finales de este mes, según informaron las autoridades niponas.
Además, la empresa alemana Curevac recibió la correspondiente autorización para realizar un estudio clínico en personas de una posible inyección contra el coronavirus.
Ante estos avances, la Comisión Europea aseguró que financiará parte de las investigaciones comunitarias a cambio de un «acceso preferente» a las dosis que se fabriquen. La compra se hará de forma centralizada por parte de Bruselas, que luego distribuirá la vacuna entre los Estados en función de las necesidades.