Las ópticas también cierran pese a contar con autorización

E.Carretero
-

Siguiendo las recomendaciones del Consejo de Colegios de Ópticos Optometristas, el sector ha echado el cierre en Ávila si bien las cuestiones urgentes se siguen atendiendo por teléfono

Las ópticas también cierran pese a contar con autorización - Foto: David Castro

Aunque el decreto de medidas urgentes del Gobierno contra el coronavirus les permite abrir sus puertas al público, por entender que se trata de un servicio básico de atención primaria, lo cierto es que la mayor parte, si no todos, de los establecimientos sanitarios de óptica han decidido cerrar siguiendo la recomendación del Consejo General de Ópticos-Optometristas que si bien en un primer momento abogó por abrir siempre y cuando se garantizara la seguridad  tanto de los profesionales que trabajan en estos establecimientos como de los clientes-pacientes este jueves recomendó el cierre. Pese a que la medida, que se toma fundamentalmente por la dificultad para conseguir equipos de protección individual para estos profesionales, se adoptó este jueves lo cierto es que muchos establecimientos sanitarios de óptica ya habían cerrado días atrás, como reconoce Pilar Cuadrado, decana en Ávila del Colegio de Ópticos Optometristas de Castilla y León.
«Siempre hemos defendido, y defenderemos, que somos profesionales sanitarios y que nuestra obligación es estar donde la administración y las autoridades nos sitúen para contribuir a frenar esta pandemía pero ante esta situación de no disponer por el desabastecimiento de los equipos de protección inviduales necesarios, y pensando también en la protección de consumidores y usuarios, es inevitable la recomendación de cierre para evitar contagios», apuntan desde el Consejo de Colegios de Ópticos Optometristas.
Sin embargo, y por su condición de profesionales sanitarios, los colegios profesionales que representan a este colectivo recomiendan poner visible en la puerta de cada establecimiento de óptica un cartel que indique los datos de contacto del óptico-optometrista «para permitir asegurar la atención visual de aquellos casos urgentes estrictamente necesarios». Casos, apunta Inmaculada Aparicio, presidenta del Colegio de Opticos de Castilla y León, como el de una médico operada hace un mes de cataratas que en vista de la situación de emergencia sanitaria ha decidido incorporarse a su puesto de trabajo, para lo que necesita lentes con la nueva graduación.
«Se están tomando decisiones por horas, no por días», reconoce la presidenta de este órgano colegial  que pese a no tener datos oficiales entiende que la mayoría del sector ha seguido la recomendación del Consejo de Colegios. También lo cree así Pilar Cuadrado, la decana en Ávila del Colegio de Opticos Optometristas de Castilla y León, que apunta que en la capital abulense existen una veintena de establecimientos sanitarios de este tipo que a día de hoy están atendiendo cuestiones urgentes por teléfono o correo electrónico.