El nuncio del Papa abrió los actos del 450 aniversario de San José

F. J. Rodríguez
-
Un momento de la ceremonia religiosa presidida por el nuncio - Foto: Javier Ventosa

Renzo Fratini elogió la figura de San José como «maestro de vida interior» y criticó la forma de vida actual porque «no facilita la vida con Dios» y «la innovación y tecnología sin rumbo»

El nuncio del Papa en España, Renzo Fratini, presidió en la tarde de ayer el acto de apertura del 450 aniversario de la fundación del Convento de San José de Ávila, en el transcurso de una solemne celebración eucarística celebrada en la iglesia del convento. Junto a él estaba el obispo de la diócesis, Jesús García Burillo y cerca de una treintena de concelebrantes, entre los que se encontraba el superior de la provincia de Castilla de los carmelitas descalzos, Miguel Márquez. Algunos de estos sacerdotes eran carmelitas, procedentes de distintos países del mundo. Entre las autoridades asistentes se encontraban el alcalde de la ciudad, Miguel Ángel García Nieto, el subdelegado del Gobierno, José Luis Rivas y el presidente de la Diputación, Agustín González. La verdad es que la pequeña iglesia se quedó pequeña para albergar al alto número de fieles abulenses que quisieron acompañar a las religiosas en esta fecha tan significativa para la historia del Carmelo y de esta ciudad.

El capellán del convento Eliseo García Rubio dio la bienvenida al nuncio en nombre de la priora del convento, madre Julia y del resto de las integrantes de la comunidad y recordó que ha sido una tradición que los nuncios en España visitasen los lugares teresianos, y entre otros el propio convento en el que hoy presidía este ceremonia especial.

El nuncio en España en su homilía reconoció sentirse “gustoso” al haber acogido la invitación que le hizo la madre Julia para celebrar la festividad de San José. Además, destacó la importancia de la efeméride que se celebra y que culminará el próximo día 24 de agosto, jornada de que se conmemorará la fundación de este convento, el 24 de agosto de 1562. Recordó en este sentido que su figura “evoca los proverbiales lazos de comunión que las hijas de Teresa siempre han profesado hacia el Santo Padre”. En su homilía el nuncio destacó la figura de San José al que llegó a calificar de “maestro de vida interior”, como le veía Santa Teresa. Criticó la forma de vida actual, porque según reflejó, “no facilita la vida con Dios”. Señaló, además, que  “la innovación y la tecnología sin rumbo, la moda y la frivolidad, todo lo invade” y que “las obras de arte, el teatro, el cine, los medios de comunicación, todos reflejan esa mentalidad”. Culpó de muchos de los “atropellos que se cometen” a la existencia de una “base ética sin referencia a Dios”.

Este centenario ha iluminado de alguna manera este rincón de la ciudad en el que se encuentra el Convento. Una inmensa pancarta, a la entrada del convento recuerda este aniversario: Conmemoración del 450 aniversario de la 1ª Fundación de Santa Teresa de Jesús, San José de Ávila. Y se añade una frase extraída de la Autobiografía de La Santa “Que sería una estrella que diese de sí gran resplandor”.