Más de 390 niños tomarán la Primera Comunión este otoño

M.M.G.
-

Las once parroquias han redactado una carta conjunta en la que dicen que cuando puedan anunciarse las fechas, se hará al mismo tiempo

Más de 390 niños tomarán la Primera Comunión este otoño

Como en tantos aspectos de la vida, este año no va a ser un año normal en lo que a primeras comuniones se refiere. La suspensión de las celebraciones en mayo a causa de la crisis del coronavirus ha provocado que cientos de familias estén pendientes de saber qué día podrán celebrar con sus amigos y familiares este sacramento
En Ávila capital son concretamente 390 las familias afectadas por ese retraso. La cifra es ligeramente inferior a la de los 450 niños que comulgaron por primera vez en Ávila el año pasado. Pero está en la media de los datos que, año tras año, suman las once parroquias con las que cuenta la capital abulense.
De todas ellas, la que reúne más niños en torno a la Primera Comunión es la de San Pedro Bautista, con 79 niños en sus grupos de catequesis. A estos niños, además, habría que sumar los niños que acuden a esas catequesis en el Inmaculado Corazón de María (ICM), que conforma la unidad parroquial  nacida de la unión de ambas parroquias abulenses.
En cantidad le siguen la parroquia de Santo Tomás, con 78 pequeños de entre nueve y diez años, la de San José Obrero, con 70, y San Pedro (con 52).
El listado se completa con las parroquias de San Antonio (16); San Vicente (25); San Juan (donde este año no se imparten catequesis pero que tiene un grupo de ocho niños); Santiago (nueve); Sagrada Familia (nueve); y La Milagrosa (22).


La carta de los párrocos. Todas las familias afectadas por el retraso de las celebraciones han recibido la carta conjunta redactada por los párrocos de las once parroquias de la capital.
En ella,  los sacerdotes destacan en primer lugar lo «unidos» que se sienten a los padres y a sus hijos en unos días complicados para todos. Y explican que han esperado para ponerse en contacto con ellos a la publicación del decreto enviado por la Vicaría General del Obispado en el que se determinaba que las comuniones se celebrarán en septiembre y octubre, aunque siempre pendientes de la evolución de la pandemia.
«Los párrocos hemos decidido seguir un camino común en las resoluciones para cumplir este decreto», aseguran en un comunicado en el que subrayan que, ante todo, han convenido adecuado no apresurarse a la hora de fijar las fechas, por lo que, como mínimo, esperarán a finales de abril para anunciarlas. «Así tendremos más criterios para saber a qué atenernos», dicen, y avanzan, además, que «las fechas que se decidan en las distintas parroquias serán dadas a conocer en todas simultáneamente, para que no dé la impresión de que hay una especie de ‘competición’ para ver quién llega antes».
Confían también en que las últimas catequesis puedan impartirse en septiembre y se despiden pidiendo comprensión a los padres por el bien de los niños.