La Junta propone aplazar a 2021 las oposiciones a la ESO

SPC
-

Los sindicatos apoyan el aplazamiento de los procesos selectivos para 1.401 puestos que se iban a celebrar en junio de este año, pero piden que se garanticen las plazas para el próximo

Imagen de archivo de la celebración de un proceso selectivo en Palencia hace unos meses. - Foto: Sara Muniosguren

La mayor convocatoria de empleo público de la historia de laConsejería de Educación, las 1.401 plazas para profesores de ESO,Formación Profesional y Música y Artes Escénicas que se iban a celebrar el 20 de junio, podrían posponerse al próximo año por la situación derivada del coronavirus. Esa es, al menos, la propuesta que Castilla y León llevará a la próxima Conferencia Sectorial de Educación: aplazar a junio de 2021 las oposiciones para el profesorado de Secundaria y otros cuerpos, tal como pactó ayer la Consejería de Educación y los sindicatos. Así lo ha explicado la consejera, Rocío Lucas, tras la reunión virtual de la mesa sectorial en la que están presentes las organizaciones sindicales CSIF, Stecyl, ANPE, CCOO y UGT.
Como señaló Lucas, las circunstancias actuales, con la prórroga del Estado de Alarma ante la pandemia del Covid-19 y la «carga de trabajo adicional» que la actividad lectiva no presencial está generando a mucho del personal interino que concurriría al proceso opositor previsto para el 20 de junio ha llevado a acordar esta propuesta de aplazamiento que elevarán al Ministerio con la intención de lograr una actuación «coordinada» en las diferentes comunidades, informa Europa Press.
Una propuesta que cuenta con el visto bueno de los sindicatos CCOO, UGT y CSIF, que ayer apoyaron a la Junta. Los representantes sindicales defendieron este aplazamiento para proteger la salud de los docentes ante la dificultad de cumplir con los plazos dada la situación de estado de alarma por el coronavirus.
Sin embargo, la responsable autonómica de Educación de CCOO, Elena Calderón, condicionó su apoyo a este aplazamiento «siempre que se salvaguarde el número de plazas». En esto ha coincidido su homóloga en UGT, Beatriz García, quien ve este aplazamiento como «lo más coherente» y ha reconocido que aunque les hubiera gustado poder celebrarlas antes de junio del próximo año.
Por su parte, la responsable de Educación de CSIF, Isabel Madruga, insistió en su rechazo a la suspensión de las oposiciones para evitar la pérdida de esas 1.401 plazas, algo que sería «muy perjudicial» y apostó por que se celebren «con garantías de seguridad y salud pública».
1.401 plazas en juego.

La convocatoria presentada por la Junta hace unas semanas fijaba el reparto de las 1.401 plazas para Educación Secundaria (1.234), Formación  Profesional (161) y Música y Artes Escénicas (seis). De las 1.234 plazas que saldrán para Secundaria, la más numerosa, 210 son de Matemáticas, seguidas de las 186 de Lengua Castellana y Literatura, y las 170 de Inglés. También se convocan las especialidades de Física y Química, 110 plazas; Orientación, 90; Geografía,75; Economía, 57; Biología, 50; Tecnología, 45; Educación Física, 40; Francés, 30; Orientación Laboral, 24; Latín, 20; Administración de Empresas, 20; Hostelería, 20; Informática, 20; Filosofía,17; Procesos de Mantenimiento de Vehículos,12; Organización y Proyectos, doce; Procesos Sanitarios, doce; Sistemas Electrónicos, siete; y Sistemas Electrotécnicos y Automáticos, siete.

Fecha consensuada para evitar el «efecto llamada»
La decisión final sobre la fecha en que se celebren las oposiciones se consensuará con el resto de autonomías para «evitar un efecto llamada» que perjudique a los opositores, tal como insistieron desde la Consejería de Educación. Una postura compartida con los sindicatos, que reclaman que la posición sea «unitaria» entre las distintas comunidades «o al menos con acuerdo mayoritario y siempre que se asegure la oferta pública de empleo». «Es necesario que se celebren a la vez en todas las comunidades para no saturar la capacidad organizativa de la Consejería en el caso de recibir un gran número de opositores de otras regiones en las que no se celebrara», apuntan fuentes sindicales.
Actualmente las posiciones se dividen entre quienes apuestan por aplazarlas –algunas ya lo han anunciado– como Andalucía, La Rioja, Valencia, Canarias, Castilla-La Mancha o Murcia, y quienes se decantan por mantenerlas, como Madrid, Cataluña, País Vasco o Baleares.