Desinfecciones y ayuda a los más vulnerables en el Tiétar

E.C.B
-

Varios ayuntamiento han habilitado servicios de asistencia a domicilio para llevar productos de primera necesidad, emiten bandos informativos y trabajan en el baldeo de zonas públicas

Desinfecciones y ayuda a los más vulnerables en el Tiétar

Los municipios del Valle del Tiétar viven estos días con gran preocupación la crisis sanitaria del coronavirus y sus ayuntamientos vienen implementando desde hace más de una semana diferentes medidas para evitar que la pandemia se siga extendiendo y para garantizar los servicios a todos sus vecinos. No en vano, Madrid es uno de los puntos del país donde más casos positivos se han registrado hasta la fecha y muchos residentes en la capital de España tienen una segunda vivienda en esta comarca del sur de la provincia.
Sotillo de la Adrada es puerta de entrada al valle y aunque como reconoce su alcalde, Juan Pablo Martín, no cuentan con datos de la situación sanitaria en el municipio, desde el Ayuntamiento se están dedicando «al 100% a las labores de limpieza, baldeo y desinfección de los edificios y espacios públicos y dentro de nuestras escasas posibilidades, facilitamos material a las personas e instituciones que nos lo requieren, como residencias de mayores o el centro de salud».
Además, tanto la Policía Local como Protección Civil colaboran con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en la labor de control e información a los ciudadanos, emitiendo cuñas continuamente desde la megafonía municipal y desde sus respectivos vehículos.
Otra de las medidas adoptadas ha sido la puesta en marcha de un servicio de asistencia a domicilio para gente que lo necesita. «No hacemos un servicio a la carta de compra a domicilio, sino que a través de Cruz Roja y del personal municipal se les acercan paquetes básicos de comida e higiene e incluso medicamentos como insulinas o tratamientos de pacientes crónicos», explica el regidor, quien recuerda que los servicios administrativos del Ayuntamiento están cerrados al público, pero «se sigue trabajando en las oficinas para continuar impulsando expedientes y procedimientos que estaban en marcha».
También en La Adrada las medidas frente al coronavirus comenzaron a aplicarse incluso antes de que fuese decretado el estado de alarma. Así, El Ayuntamiento creó un equipo de control y coordinación ante la crisis sanitaria para impulsar las medidas necesarias y acto seguido se impulsó un sistema de voluntariado para realizar labores de apoyo a personas que no podían salir de sus casas por ser población de riesgo o por tener síntomas propios del coronavirus.
Protección Civil, por su parte, se ha venido encargado de labores como la distribución de folletos explicativos entre la población, la transmisión de información con sus vehículos y la realización de labores de limpieza y desinfección de calles y zonas más vulnerables de contaminación por COVID-19, como entrada a tiendas, centros de salud, farmacias o residencias de mayores.
Esos trabajos de baldeo y limpieza se están repitiendo en los últimos días en muchas de las localidades tanto del Alto como del Bajo Tiétar con el objetivo de hacer frente al COVID-19. Es el caso, por ejemplo de Casillas, Piedralaves, Casavieja o Pedro Bernardo, entre otros.
Además, en la localidad cucharera se han fabricado 300 mascarillas de tela lavables que ayer mismo fueron ya repartidas a domicilio entre los vecinos para que se las pongan cuando salgan a hacer la compra.  
Y en Piedralaves, al cierre de espacios públicos, común a todos los municipios de la provincia, y a esas labores de desinfección de parques, calles y edificio públicos que se viene realizando desde hace días, se han sumado otras medidas como facilitar el teletrabajo a los empleados municipales, habilitar a través de Protección Civil un plan de ayuda a personas mayores mediante la compra de comida y otros productos de primera necesidad, y más recientemente, el acuerdo de todos los grupos políticos de destinar 30.000 euros a rebajar el recibo del agua de todos los empadronados en la localidad. Su objetivo, según explica la alcaldesa, María Victoria Moreno Saugar, es «paliar el daño económico producido por el coronavirus en las familias de Piedralaves». «Ante situaciones excepcionales hay que adoptar medidas excepcionales y la gente necesita saber que estamos ahí para ayudarles», apunta la regidor, quien añade que «las pérdidas que esta situación está causando en los negocios son difíciles de plasmar, pero hay una tasa que afecta a toda la ciudadanía, más ahora que está en sus casas, la del agua».
Por eso, en el próximo Pleno municipal, previsto para el 6 de abril (están trabajando para celebrarlo mediante videoconferencia), se aprobará una modificación en el presupuesto del ejercicio 2020 por la que se eliminará la cuantía destinada a los festejos taurinos (24.000 euros) y se añadirán otros 6.000 euros para destinar esos 30.000 euros a rebajar el recibo del agua.
«Piedralaves siempre se ha caracterizado por ser un pueblo solidario y confiamos en que los vecinos entiendan esta decisión», señala la alcaldesa.