De vuelta al hogar

M. Lumbreras
-

El día del 'Abulense ausente' reunió ayer a cerca de 200 ciudadanos nacidos en Ávila que tuvieron que emigrar a diferentes ciudades, en su mayoría por falta de oportunidades laborales

De vuelta al hogar - Foto: Isabel García

Sonsoles Castrejón es una mujer alta y fuerte. Nacida en Casillas, se fue a Madrid con 16 años y ya lleva residiendo allí más de 30 primaveras. «Me fui en busca de trabajo, ya que mi pueblo era muy pequeño», afirma. «Por no haber, no había ni instituto», comenta, así que, cuando tuvo que continuar sus estudios, entre Cebreros y Madrid eligió la capital del país. «Allí conocí a mi marido, tuve hijos y encontré trabajo como taxista». Sin que ella se diera cuenta, Madrid se convirtió en su hogar. 
Más o menos lo mismo le pasó a Francisco Javier Jiménez. Él proviene de Navacepedilla del Corneja, pero lleva viviendo en Madrid desde que tenía 22 años –«casi toda la vida», dice, sonriendo–. En su caso, él se fue por motivos laborales: «aquí no había futuro y me tuve que marchar».
Estas son algunas de las historias que uno podía escuchar en la celebración en la jornada de ayer del día del ‘Abulense ausente’, en el palacio de los Verdugo. La mayor parte de los allí asistentes tuvieron que salir de la provincia por falta de trabajo, problema que aún se arrastra en la capital. 
El Ayuntamiento es consciente del problema. Según afirmó José Ramón Budiño, primer teniente de alcalde, la «falta de oportunidades» en Ávila es «una realidad que duele» y declaró que al consistorio le gustaría que el abandonar la ciudad fuera «una opción y no una obligación». Por otra parte, agradeció la asistencia de todos los miembros de la Casas de Ávila y aseguró que estos son «los mejores embajadores de Ávila».
Sin embargo, el ambiente en la mañana de ayer en el palacio de los Verdugo era festivo. Todos se alegraban de volver a pisar la ciudad que les vio nacer. Había allí cerca de 200 abulenses procedentes del Hogar de Ávila de Madrid, del de Valladoolid, del de Alcalá de Henares y de la peña de taxistas de Ávila de España. 
Anunciación Guil, presidenta del hogar de Ávila en Madrid, afirmó que en la capital de España y sus pueblos hay «166.000 abulenses residiendo, más que en Ávila y provincia». Y no le falta razón, pues según el INE son 158.498 los habitantes de la provincia. Asimismo, Guil aseguró que «aquellos que tuvimos que salir para labrarnos un futuro» son los «hemos hecho Ávila», pues aún mantienen «las casas familiares» y «pagamos los impuestos».
También hablaron los representantes del resto de Hogares. Alfonso Serranos, presidente de la Peña de taxistas de Ávila, que cuenta con 440 miembros, agradeció el reconocimiento que supone la celebración de este día «al paso de muchos ciudadanos para desarrollarse profesionalmente» y le entregó a Budiño una miniatura basada en el juego de la calva. Andrés Jiménez, presidente del Hogar de Ávila en Alcalá, explicó que son «5.000» los abulenses que allí residen y afirmó que para ellos este es «un día importantísimo», ya que ellos llevan «la ciudad de Ávila por bandera».
El acto finalizó con la entrega de regalos por parte de las diferentes Casas al Ayuntamiento –entre los obsequios, un cuadro o una pequeña figura que representa el juego de la calva–, mientras que el consistorio, por su parte, les hizo también entrega de regalos.