Cuentos y música para acercarse al autismo

M.E.
-

Susana Fú, Alberto Sebastián e Isabel Benito abrieron el segundo fin de semana del ciclo de narración oral Cuentacuarenta, con una interesante ronda de historias y muy bien acompañados por 'Snorkel brassband'

Ronda de cuentos llevaba a cabo en la mañana de este sábado. - Foto: Antonio Bartolomé

UN Rey que busca entre sus tres hijas cuál le quiere más, una vecina enamorada de un sapo que a su vez está enamorado de una libélula, un Rey que ofrece a su hija casadera a cabo de la resolución de un curioso acertijo.... estas historias, y muchas más, sonaron este sábado de viva voz en el II Ciclo Internacional de Narración Oral para Adultos Cuentacuarenta, una actividad que busca dar continuidad y altavoz a una magnífica tradición como es la narración oral y que en esta ocasión llega acompañada por una buena causa, una campaña de sensibilización sobre el autismo junto a la Asociación Autismo Ávila.

Susana Fú, Alberto Sebastián e Isabel Benito fueron los encargados de abrir el segundo de los cinco fines de semana de Cuentacuarenta con una interesante ronda de cuentos por la Librería Letras, Babel, parque de San Roque y La Santa, muy bien acompañados, por cierto, por la animada Snorkel Brassband. La música en la calle y los cuentos bien contados se dieron la mano y lograron enganchar al público, que también se acercó al autismo a partir de la iniciativa ‘40 curiosidades sobre autismo’, mensajes que se están publicando cada día en las redes sociales para romper con una idea falsa sobre el autismo y dar a conocer algunas de sus características. Una de ellas es que las personas con autismo procesan de forma diferente la información, algo para lo que, de hecho, «no hace falta tener autismo, todos lo hacemos de una forma u otra», explicaron los narradores orales a la hora de hilar la frase a sus historias.

Lea la noticia ampliada en la edición impresa

Ronda de cuentos llevaba a cabo en la mañana de este sábado.Ronda de cuentos llevaba a cabo en la mañana de este sábado. - Foto: Antonio Bartolomé