Ocasión perdida para la Cebrereña

Área 11
-
Ocasión perdida para la Cebrereña

A pesar de que fue mejor y dispuso de varias oportunidades, los verdiblancos no pasaron del empate ante La Granja y siguen en descenso

La Cultural Cebrereña no logró pasar del empate a cero ante La Granja en lo que era un partido ante un rival directo para conseguir la ansada salvación. Empate que sabe a poco, pues siguen en zona de descenso y con la misma distancia respecto a su rival, que es el conjunto que marca la permanencia. 
La Cebrereña afrontaba la tarde con la obligación de ganar para poder rebasar a los segovianos aún sabiendo de las limitaciones en efectivos debido a las numerosas lesiones que ya venían acarreando y a las que se sumaba la de Juanma el pasado domingo, y la expulsión de Súper. Pepe García debía reformular el equipo jugando con el factor campo. 
Comenzaba el partido avisando La Granja con un lanzamiento lejano que ponía alerta a Garrosa. Los siguientes acercamientos tendrían color verdiblanco, sin poder finalizar por la señal de fuera de juego del colegiado. La primera ocasión clara llegaría en el minuto 11 cuando Terleira remataba de cabeza obligando a Lorenzo a hacer una espectacular estirada para salvar el balón. Cuatro minutos después, era Perdi a pase de Diego Pose el que volvía a rematar de cabeza desviado del palo. 
Los locales demostraban salir enchufados al comienzo, poniendo en aprietos a la defensa de La Granja con una intensa presión. De nuevo en el minuto 20 se repetían los protagonistas y llegaba Perdi superando a la defensa por la banda, poniendo a Terleira un pase de la muerte, al que el delantero no llegaba a pesar de tirarse al suelo. 
Mientras tanto La Granja trataba de defenderse llegando con balones largos y buscando la velocidad de Cobi.
La primera mitad se desarrollaría con esa tónica dominante de los locales pero sin materializar el dominio en gol. Teniendo como únicas ocasiones claras visitantes un tiro escorado de Mario en el minuto 39 y un remate de cabeza desde el punto de penalti de Cobi que atrapaba Garrosa sin complicaciones.
Víctor tendría el último y peligroso disparo cebrereño, rozando el descanso, se marchaba ligeramente por encima del larguero tras una combinación por banda.
segunda parte. Tras el paso por vestuarios, aunque con más acercamiento por el área segoviano, las fuerzas se equiparaban con un pequeño bajón de intensidad de los verdiblancos en comparación con la primera mitad. La lluvia comenzaba a apretar, y la velocidad del balón iba a marcar las jugadas en un césped difícil de tratar y embarrado.
Papel destacado de Lorenzo, fundamental para mantener el marcador, cuando de nuevo realizaba un paradón a bocajarro en el 57. La ponía de falta Fer Albín directa a la cabeza de Víctor que entraba con todo y se encontraba con una mano que aparecía del guardameta.
Respondía Piti con un potente disparo raso que se marchaba rozando el palo derecho de la meta cebrereña.
Llegaba el 60 con presión de La Granja, que se hacía fuerte buscando el fallo defensivo y tratando de hacer correr el reloj para esperar la oportunidad. Ionel tenía dos ocasiones plantado ante Garrosa que desaprovechaba en momentos de confusión en la defensa.
Terleira y Perdi trataban de hacerse con el control de balones directos de saque de puerta esperando la ayuda que llegaba desde el centro de campo.
Víctor González volvía a probar suerte en el 77, llegando en carrera y mandándola, de nuevo, por encima del larguero de Lorenzo.
Llegaba el minuto 85 cuando David Terleira ganaba la espalda al defensa y se ponía en carrera directo hacia puerta y el colegiado paraba la jugada para amonestar por una disputa anterior a Cobi en su campo, sorprendiendo a todos los asistentes que no entendían el motivo para detener la acción de peligro claro.
Gran presión los últimos diez minutos por parte de La Cebrereña con todo arriba en busca del gol. Ya en el 90 Diego Barajas regateaba por la banda y se la ponía a Terle que llegaba cuando Lorenzo tenía atrapado el balón.
Pasaban tres de añadido, con gran parte de los jugadores metidos en el área visitante, y con el portero en el suelo, los verdiblancos conseguían mandar el balón a la red provocando una locura efímera que cortaba el colegiado unos segundos después anulando el gol por fuera de juego.