Publicada la guía para la desescalada en las consejerías

SPC
-

El documento recoge el mantenimiento del personal mínimo "imprescindible" para el desempeño presencial de las tareas necesarias

Publicada la guía para la desescalada en las consejerías

La Junta de Castilla y León prepara el reingreso a la actividad de la administraciones con la  publicación de una guía para los planes de desescalada de todas las consejerías y las entidades locales, que está colgada desde hoy en su portal. La administración autonómica aseguró que es un documento de "gran utilidad" para su implementación en las entidades locales de la Comunidad, con plenas garantías para asegurar un proceso de retorno para todos los empleados públicos en base a los criterios establecidos por el Ministerio de Sanidad y las autoridades sanitarias competentes, aunque precisó que puede modificarse en base a los criterios adoptados en la evolución de la pandemia.

El consejero de Presidencia, Ángel Ibáñez, subrayó a los miembros de la junta de Gobierno de la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP), que es una guía que complementa el trabajo que desde el inicio de la pandemia ha hecho la Junta en materia de organización y gestión de la administración para salvaguardar la correcta prestación de los servicios públicos con garantías para los empleados, y que ha servido de "referente" en la evolución de la pandemia en la Comunidad.

En este sentido, la creación de esta guía ha evolucionado también de la mano de las organizaciones sindicales, quienes propusieron la elaboración de un documento de incorporación escalonada y han colaborado activamente en los grupos de seguimiento y de trabajo, haciendo aportaciones y observaciones al contenido a través del Comité Intercentros, las cuales han sido finalmente incorporadas en la guía, como informa Ical.

Para la correcta implementación de las pautas que ofrece la guía en todas las consejerías, se crea un grupo de trabajo Intercentros compuesto por representantes de todas las consejerías, presidida por la Dirección General de Función Pública y con el apoyo del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales. Asimismo, las delegaciones territoriales contarán con un grupo de seguimiento a tal efecto.

Criterios

El documento cuenta con una serie de criterios fundamentales para la definición de los planes específicos de desescalada en las consejerías y las delegaciones territoriales. De esta manera, se tendrán en cuenta los criterios como la necesaria valoración de las funciones esenciales de cada área en la lucha contra la pandemia, el impacto social en la prestación de los servicios esenciales, contemplar la prioridad en la reincorporación presencial o no en función de las características del servicio y considerar la ampliación de medidas que faciliten la prestación de los servicios en atención a criterios de conciliación.

En relación a la actividad presencial, la guía destaca que se continuará manteniendo y contando con el personal "mínimo imprescindible" para el desempeño presencial de las tareas necesarias en todas las consejerías y delegaciones territoriales en los supuestos que recoge el documento, tales como servicios que impliquen el traslado de personas, asistencia de recursos tecnológicos y de seguridad, funciones relacionadas con la prevención de riesgos laborales, o asistencia jurídica, entre otros.

Prevención de riesgos laborales

Además, la guía recoge las pautas esenciales en materia de prevención de riesgos laborales, con carácter informativo, organizativo y preventivo, que son básicos para conocer las medidas de higiene, limpieza y prevención en cada supuesto, su correcta utilización y obligado cumplimento en cada caso.  

Asimismo, contempla que durante el periodo de desescalada las modalidades de trabajo presencial y no presencial coexisten atendiendo a los planes de contingencia y continuidad marcados por cada centro, de tal forma que se atenderá a los servicios y profesionales indicados como esenciales y a la evolución de la crisis. En todo caso, como aseguraba el consejero, “cada circunstancia deberá revisarse a medida que avance la gestión de la crisis desde el punto de vista sanitario, vamos a ser muy cautos para que coexistan en perfecta armonía la situación a proteger y el servicio público a prestar, ya que es prioritario respetar la normativa laboral a favor de los derechos de los trabajadores, pero, sobre todo, atender a la seguridad y protección de nuestros empleados públicos que son más necesarios que nunca, como están demostrando día a día”.