El estado de alarma aviva el interés por la vivienda rural

E.Carretero
-

Según el portal inmobiliario idealista tres de cada cuatro consultas realizadas desde que se inició la situación de confinamiento social se dirigen a la oferta inmobiliaria de los pueblos

El estado de alarma aviva el interés por la vivienda rural - Foto: Belén González

Nunca antes habíamos pasado tanto tiempo en casa como hasta ahora y probablemente esta situación de confinamiento haya hecho a muchas personas imaginar cómo hubiera sido la cuarentena en otro tipo de vivienda. De hecho, las semanas que los españoles llevan en casa desde que se decretó el estado de alarma han provocado cambios ya en los intereses de vivienda de la población. Así lo apunta al menos un estudio realizado por idealista que revela que mientras antes de la pandemia el  44,1 por ciento  de las búsquedas de vivienda en nuestro país se producían en las capitales de provincia ahora ese porcentaje se ha reducido hasta el 38,8 por ciento.
Y si bien es cierto que ya antes de la crisis sanitaria provocada por el coronarivus en la provincia de Ávila la vivienda del medio rural tenía bastante más tirón que en el conjunto del país también lo es que ahora ese interés ha aumentado. Así, mientras que en enero de este año el 30 por ciento de las  viviendas que se buscaban en esta provincia a través de este portal se encontraban en la capital ahora este porcentaje se ha reducido. Así, tras las primeras semanas de cuarentena solo una de cada cuatro búsquedas de vivienda tiene por objetivo la ciudad de Ávila, lo que implica que el interés por el mercado inmobiliario de la provincia ha aumentado un cinco por ciento, según los datos de idealista.  
Según Fernando Encinar, jefe de estudios del conocido portal inmobiliario, los datos ponen de manifiesto que «durante la cuarentena son muchos los españoles que se han dado cuenta de que viven en una vivienda que no les gusta y que preferirían vivir en zonas menos céntricas a cambio de disponer de más metros cuadrados, mayor luminosidad, jardines o terrazas». A este argumento añade también Encinar el hecho de que «el buen funcionamiento que está teniendo el teletrabajo en muchas empresas posiblemente esté empujando también a muchos profesionales a plantearse establecer su residencia en municipios pequeños alejados de los grandes núcleos urbanos».
Este fenómeno se está produciendo en todas las provincias españolas, incluso en grandes urbes como, por ejemplo, Barcelona, ciudad que antes concentraba el 51,3 por ciento de las búsquedas de la provincia porcentaje que ha caído al 49,1.