El diluvio local

D. Casillas
-

La breve pero intensa tormenta caída la tarde del martes en Ávila provocó la inundación de varias calles y rotondas y el levantamiento de varias tapas de alcantarilla, con los consiguientes problemas para el tráfico rodado

Tormenta en Ávila. - Foto: David Castro

El bochornoso calor registrado durante gran parte del día se transformó a media tarde del martes –igual que había ocurrido el lunes– en una tormenta que descargó con fuerza sobre la ciudad agua y granizo, unos pocos minutos de intensa precipitación que provocaron la inundación de varias calles y rotondas y el levantamiento de algunas tapas de alcantarilla debido a la presión del agua en los colectores.
Fue poco antes de las seis de la tarde cuando, precedidas por numeroros truenos que anunciaban la tormenta, comenzaron a caer sobre la capital gruesas gotas de agua que, en generosa catarata desde unas nubes no tan compactas ni oscuras como el día anterior,  dejaron en pocos minutos 7,4 litros por metro cuadrado, una cantidad muy considerable que convirtió las calles en cauces improvisados para acoger el agua que las alcantarillas no eran capaces de admitir.
Tanto agua en tan poco tiempo provocó la inundación de varias calles y rotondas, notándose especialmente esa acumulación bajo el puente de la estación de trenes. Allí, convertida esa zona baja en una laguna cuyos largos sumideros, en parte taponados, no daban abasto para evacuar el mucho líquido que llegaba de los ríos en los que se habían convertido la carretera de El Espinar y la propia avenida de Juan Carlos I, muchos conductores no se arriesgaban a vadear esos metros de asfalto con más de un palmo de agua por miedo a que el coche se quedase parado en medio.
Tormenta en Ávila.Tormenta en Ávila. - Foto: David Castro Una dotación del Cuerpo de Bomberos acudió a ese punto para levantar las rejas de las alcantarillas y así ayudar a la eliminación del agua, actuación que hizo que la retención de vehículos que se había producido a ambos lados del pequeño túnel desapareciese de inmediato.
Los resultados de la fuerte tormenta también se dejaron notar en otras partes de la ciudad, especialmente en los puntos más bajos y en las rotondas que habitualmente sufren esos problemas cuando cae mucho agua en poco tiempo (carretera de Valladolid, Perpetuo Socorro...) Afortunadamente, los problemas provocados por la lluvia se quedaron en una anécdota sin mayores consecuencias.


Tormenta en Ávila.
Tormenta en Ávila. - Foto: David Castro