Leche navera para el Rey

Alvaro Mateos
-
Leche navera para el Rey

Los postres del almuerzo servido con motivo de la coronación del Rey fueron elaborados con leche fresca que vende la empresa 'La Marquesa de las Navas', creada por Javier Díaz

Es bien conocida la fama que adquirió la Leche de Las Navas durante la segunda mitad del siglo XX, cuando los muchachos accedían al ferrocarril que hacía su parada en la Estación del pueblo y vendían en pequeños recipientes de barro la leche fresca de las vacas de la Villa, esa que dejaba marca en los labios y poseía un sabor inconfundible. Esa costumbre ya no podría repetirse, dada la normativa sanitaria que impide la venta y distribución directa de leche cruda.
Sin embargo, de unos años a esta parte, una empresa valiente e innovadora, creada por Javier Díaz Colorado, ‘La Marquesa de Las Navas’, se ha dedicado a embotellar leche fresca, a la producción de quesos y postres, abriéndose un hueco bien merecido entre los públicos más selectos de todo Madrid.
Hasta tal punto ha llegado el prestigio de esta marca, integrada en ‘Avila auténtica’ que acabamos de conocer, no porque un modesto propietario se haya dedicado a divulgarlo, que como proveedor de ‘Catering Mallorca’, con la leche fresca que vende regularmente a este cliente se elaboraron los postres del almuerzo servido con motivo de la Coronación de Felipe VI, el pasado mes de junio.
Los mercados de San Miguel y San Antón, restaurantes como los de Abraham García, ‘Viridiana’ o ‘Comala’, cuentan con los productos de Javier Díaz como materia de calidad a la hora de ofrecer lo mejor a sus clientes, basándose en su carácter natural y ecológico.
Ya en el siglo XVI, Pedro Dávila y Zúñiga, Marqués de Las Navas y hombre de confianza de Carlos V y Felipe II, por el carácter delicado de algunas misiones que emprendió como embajador de ambos, fue conocido como el ‘Español Prudente’, o incluso como ‘El Marqués de la Buena Leche’.
Esta fama de buena calidad láctea de los pinares naveros continúa siglos más tarde e incluso, el propio Javier Díaz se encarga de mostrar a instituciones y colegios que acuden a visitar su granja y fábrica artesanal.
A los productos clásicos, como la leche y el queso fresco, se unen el arroz con leche y, en breve, el requesón; sin duda, garantía de éxito para este atrevido emprendedor y, por ende, para toda la comarca de Pinares.