Confae sigue en la lucha «por los derechos de sus asociados"

D.C
-

La patronal abulense manifiesta que les sigue defendiendo «día a día, también durante la pandemia» y «mantiene firme y constantemente las reivindicaciones oportunas»

Cuando se cumple un mes desde que el Gobierno de España declaró el estado de alarma en el país debido a la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, situación sin precedentes que ha provocado una situación de crisis económica de unas características y una dureza tampoco nunca vistas hasta ahora, la Confederación Abulense de Empresarios recuerda que desde el primer momento y hasta el presente ha estado «sin descanso en primera línea en la lucha por defender los intereses de empresarios y autónomos, y por mantener firme y constantemente las reivindicaciones oportunas sobre la puesta en marcha de medidas que ayuden a estos a continuar con su negocio, durante y después de esta situación». 
Echando la vista atrás en este periodo tan breve pero tan intenso, Confae recuerda cómo «desde el primer momento la Confederación solicitó a los ayuntamientos de Ávila y de la provincia medidas concretas y urgentes para paliar o atenuar la mala situación que están viviendo las empresas, motor de la economía de nuestro territorio», y «aunque muchos de ellos aún no se han pronunciado, muchos otros sí han sido rápidos en sus respuestas, algo que aplaudimos y agradecemos». 
Añade la patronal abulense que desde el inicio de esta crisis ha mantenido «con tesón el trabajo para ayudar a los empresarios y autónomos de manera constante en nuestros teléfonos habituales y correo electrónico», ante la necesidad de no hacer desplazamientos, y que en el caso del regreso escalonado a la rutina laboral ha trabajado «en la búsqueda de soluciones empresariales que afectan al día a día del empresario y trabajador»; muestra de ello, explicita, «es la compra agrupada de EPIs, resuelta la semana pasada, en la que han participado las patronales de cinco provincias de Castilla y León, Ávila, Burgos, León, Segovia y Soria, y que se encuentran a la espera de la entrega con éxito» a las 63 empresas abulenses que se han adherido a dicho pedido, a lo que se añade el apoyo que significa que «en la actualidad ayudamos a las empresas que nos lo plantean a buscar otras alternativas para conseguir equipos de seguridad».  
La Confederación también «ha arropado, y seguirá haciéndolo, a los distintos sectores que la conforman, cuyas reivindicaciones se han hecho llegar estos días pasados a la opinión pública a través de comunicados enviados a los medios de comunicación, sectores que lo están pasando muy mal y que reclaman decisiones públicas urgentes». 
En cuanto a la actividad nacional y regional, recuerda Confae que, como parte integrante de las organizaciones CEOE, Cepyme y Cecale, «ha participado de manera periódica y constante, como miembro de las respectivas juntas directivas, en las reuniones de la dirección de dichas confederaciones, haciendo aportaciones y apoyando cada decisión tomada en las últimas semanas como la petición de la suspensión de cotizaciones e impuestos durante los meses de la pandemia, y no conformarnos con un simple aplazamiento, o flexibilizar el uso de los ERTEs reduciendo sus periodos de tramitación, para contribuir a la recuperación de sectores que, como en el caso del turismo o la industria, va a ser gradual».
Igualmente, continúa explicando Confae, «hemos mantenido diversas reuniones con distintos representantes políticos a nivel regional», y en el caso de la última de ellas, que tuvo lugar la semana pasada con el delegado de Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, «trasladamos un número importante de peticiones y medidas urgentes, como la suspensión del pago de tributos como el IVA, IRPF o las cotizaciones a la Seguridad Social; la ampliación de las líneas de avales aprobadas por el Gobierno, de los 20.000 millones iniciales a los 50.000 millones de euros, para destinar este nuevo tramo especialmente para pymes y autónomos, así como la garantía de un tipo de interés máximo de las entidades financieras, en los préstamos avalados por el ICO, y un aplazamiento o moratoria de los vencimientos de las hipotecas a pymes y autónomos que, de manera directa o indirecta, estén afectados por el coronavirus mientras dure el estado de alarma».