scorecardresearch

Un año para poner a punto la maquinaria del PTF

J.M.M.
-

El viceconsejero David Martín y el director general Alberto Burgos aseguran que, una vez asentadas las líneas de actuación del Plan Territorial de Fomento, «estamos en el punto de que se empiecen a ver movimientos y frutos sobre todos los ejes»

Un año para poner a punto la maquinaria del PTF - Foto: David Castro

El Plan Territorial de Fomento de Ávila y su entorno cumple estos días su primer año después de que el 14 de agosto de 2020 el Boletín Oficial de Castilla y León publicase la Orden EEI/758/2020, de 11 de agosto, con su aprobación.

Un año que, según reconocía el director general de Industria, Alberto Burgos, «el fontanero del Plan Territorial de Fomento» según afirmaba David Martín, viceconsejero de Empleo y Diálogo Social, ha sido, como en todos los inicios, «difícil» y más teniendo en cuenta que es un programa con muchos ejes que se han querido ir poniendo en marcha al mismo tiempo, siendo «el plan con más ejes, más fondos y de más duración que hemos hecho en la Junta de Castilla y León». Un año, también, «de muchas reuniones, porque queríamos tener consenso con los agentes económicos y sociales, Diputación, Ayuntamiento, otras asociaciones». Ahora mismo, reconoce, «estamos en el punto para empezar a funcionar. Se han hecho los trabajos internos y ahora estamos en el momento de que se empiecen a ver movimientos y frutos sobre todos los ejes», y esos primeros frutos se podrán hacer ya presentes en 2022.

Burgos precisa que «el horizonte temporal de cualquier plan territorial tiene que ser como mínimo de tres a cinco años, porque tienes que desarrollar un suelo, tiene que venir industria o si quieres inocular la innovación en las empresas, y hasta que eso de sus frutos reales tiene un horizonte de al menos cinco años». Y precisa que «el fruto y objetivo principal del plan, es que se genere empleo y que se localicen industrias aquí o que las industrias que están aquí ganen tamaño y contraten más gente, lleva a que el horizonte temporal de cualquier plan industrial se vaya de tres a cinco años, y si tiene desarrollo de suelo, como es este caso, casi nos vamos a siete años, porque eso es lento y los trámites administrativos son bastante tediosos y largos pero imprescindibles».

Esos avances se podrán ver, por ejemplo, en la puesta en marcha del Centro de Transferencia del Conocimiento, en la Plataforma Logística Agroalimentaria o en la licitación de proyectos en los polígonos industriales de Vicolozano, Las Hervencias y La Colilla. En este sentido, Burgos señala que «va más lento de lo que la gente de fuera, o el ciudadano de a pie quisiera, pero son pasos necesarios para ponerlo en funcionamiento. Han sido muchas reuniones, mucho trabajo por parte de todos los agentes de este plan territorial en el cuadro de maquinaria del barco. Al final tenemos que trabajar en todos los aspectos, pero una vez que se pongan en marcha los proyectos irán como un tiro. Por ejemplo, en el CTC ya se han definido las líneas generales, las actividades a realizar, y una vez que se canalicen los fondos, año tras año irá todo más fluido».

innovación, el futuro. Por su parte, David Martín, viceconsejero de Empleo y Diálogo Social, recalca que el objetivo de este plan es «la reactivación industrial de Ávila y su entorno, incentivando la actividad económica y la creación de empleo para generar un entorno atractivo». Martín asegura que «necesitamos hacer atractiva Ávila para que vengan empresas, y generen riqueza. Pero las empresas que están en Ávila son igual o más importantes que las que están por venir», y por eso apunta que ese objetivo está ligado «a la innovación». Y afirma que «el futuro de Ávila y de Castilla y León pasa por la innovación». De hecho puntualiza que «el 25% de las empresas en 2027 deben de ser innovadoras, es el objetivo que nos hemos marcado desde la Junta de Castilla y León». Además, añade que «queremos que en 2027 el gasto en I+D suponga el 2,12% del PIB y para esto se van a movilizar casi 15.000 millones de euros hasta 2027. Se marcan 13 objetivos en los que el peso de las políticas de innovación es muy importante y queremos que la innovación deje su impronta en la economía de Castilla y León».

Profundizando en el balance de este primer año, David Martín recalcó que «en el mes de junio se celebró la primera reunión de la comisión de seguimiento del plan». Esta comisión, que al menos se debe reunir una vez al año, «no se ha celebrado antes porque hemos arrancado muchas cosas en paralelo y queríamos que todo estuviese en marcha». A partir de ahora ya se darán pasos más visibles, y anunció que en el mes de septiembre debe firmarse el convenio de la Plataforma Logística Agroalimentaria entre las tres administraciones, y se suscribirá también el convenio del Centro de Transferencia del Conocimiento (CTC).

Según David Martín, «es complejo poner toda la maquinaria en marcha, pero lo que hay que poner en valor es que hemos sido capaces de trabajar en paralelo, no enfangarnos y enquistarnos en determinados puntos, sino en arrancar todos a la vez para que tanto el suelo, como la Plataforma, como el CTC, como el tema de financiación a empresas estén en marcha». Y apunta que «tenemos una carrera de medio fondo hasta 2024 y nosotros somos los fedatarios para que todo se cumpla en tiempo y forma».

En cuanto a la colaboración entre los distintos agentes involucrados en el Plan, el viceconsejero de Empleo y Diálogo Social asegura que «estamos todos a una y en la última reunión de la comisión de seguimiento se demostró que estamos todos alineados con el mismo objetivo». 

Con respecto al «ruido» que se generó con la Plataforma Logística Agroalimentaria, afirma David Martín que «este obedece a la reticencia de los de siempre a cambiar lo que se hace como siempre. Llamen loca a la Junta de Castilla y León por querer contar con Avilagro y con su know how para este proyecto, por querer contar con el expertis de sus más de 60 empresas asociadas, de los 900 trabajadores y 190 millones de facturación que representan», y reconoce que la «polémica interesada» que se generó con este asunto «fue un palo en las ruedas del PTF, ya que lo que algunos no lograron por la vía administrativa con el recurso que se presentó contra la subvención concedida a Avilagro por la Dirección General de Comercio, recurso que fue desestimado por falta de legitimación y por haberse presentado fuera de plazo, se consiguió de forma torticera por la vía del bloqueo al no presentarse CEOE Ávila a las reuniones del grupo de trabajo, impidiendo así la toma de decisiones y provocando que Avilagro devolviera la subvención. Pero también es de elogiar que Avilagro siga formando parte del grupo de trabajo apostando por el proyecto junto con las administraciones, agentes económicos y sociales y Ávila Auténtica». A su vez, recalca que «estos desencuentros pueden ocurrir pero seguiremos trabajando». 

Sobre este asunto, Alberto Burgos puntualiza que «el Plan marca unas directrices y líneas maestras de donde tenemos que apoyarnos para que mejore el nivel industrial de Ávila y eso crea unas expectativas diferentes en cada uno de los agentes que quieren llegar por caminos diferentes a buscar el mismo fin. De ahí que haya habido una serie de discrepancias hasta que se ha puesto en funcionamiento, cuando algo es nuevo y hay que definirlo tiene una elevada complejidad pero ahora mismo la Plataforma se ofreció a liderarla el Ayuntamiento de Ávila y el Centro de Transferencia, la Diputación, con lo cual ya está encauzado con el consenso de todos los agentes económicos y sociales y es el momento de que se empiece a ver los frutos de ese trabajo de todos».

Así, David Martín destaca que «estamos en un punto de consenso y no podemos prescindir de nadie. Ya hemos realizado toda la fontanería y hemos puesto a punto toda la maquinaria para que las inversiones lleguen y se puedan arrancar las cosas». Finalmente, hace un «llamamiento a las administraciones de Ávila para que sean ágiles a la hora de licitar, porque en cuanto se firmen los convenios habrá que sacar a licitación tanto la Plataforma Logística Agroalimentaria como del Centro de Transferencia del Conocimiento los distintos pliegos y las distintas partes de estos proyectos». Porque ahora «va a ir todo en paralelo».