El Real Madrid resurge con sudor en Tel Aviv

Europa Press
-

Los de Laso endosan a Maccabi su primera derrota local y rompen su mala racha (77-81). El Barça disfruta alargando su buena racha tras la victoria ante el Zenit (90-72). El Baskonia tropieza en casa del irregular Olympiacos (80-70)

El Real Madrid resurge con sudor en Tel Aviv

El Real Madrid cortó su crisis de resultados en la Euroliga con una victoria (77-81) ante el Maccabi en la jornada 22, un trabajado triunfo en el hasta ahora inexpugnable Menora Mivtachim Arena para recuperar la lucha en el podio continental.

Los de Pablo Laso tiraron del regreso de Anthony Randolph (19 puntos y 7 rebotes) tras un mes de lesión, Fabien Causeur (12), la dirección de 'Facu' Campazo (11 puntos y 8 asistencias) y la intimidación de Walter Tavares (11 y 10 rebotes). Tras tres derrotas en Europa, el Madrid se pone 16-6 para defender su tercera posición empatado con el CSKA y al acecho del intratable Anadolu Efes (18-3).

En busca de su mejor versión y su rival tratando de impedirlo, la visita del Madrid a Tel Aviv dejó un primer tiempo espeso. Sin excesivo brillo en ataque, en especial un bajo porcentaje de triples en ambos equipos y 20 pérdidas en total. Randolph, 13 puntos y 5 rebotes en el primer cuarto, volvió con ganas en un inicio de alto ritmo, con Wilbekin dando réplica en los locales.

El Madrid no cerró su rebote y se vio por debajo al descanso con el estreno de Amar'e Stoudamire y sus primeros y únicos dos puntos (36-28). La reanudación sin embargo fue blanca, con Facu asistiendo a las bandejas de Causeur. La defensa visitante subió también de nivel, un ajuste en el que tuvo mucho que ver Tavares, que complicó a los locales encontrar esa segunda opción y una referencia ofensiva.

Randolph volvió a sumar y logró la ventaja de 10 puntos al borde del último cuarto (44-54), pero Maccabi no tiró la toalla encontrando el acierto del triple. Wilbekin quiso tirar del carro, también la irrupción de Cohen o Acy de tres, y apretaron el marcador a tres minutos del final (66-68), como también apretaron la defensa ante las broncas de Ioannis Sfairopoulos en tiempo muerto.

Con la bola en el tejado del Madrid, un robo de Thompkins, un rebote de Tavares y un triple de Campazzo para terminar una jugada redonda parecían cerrar el triunfo a minuto y medio del final (67-74) pero Dorsey obligó con dos triples a un último esfuerzo del Madrid. Los de Laso bajan los humos a un Maccabi en 14-8 en la tabla y vencen en una cancha exigente para recuperar la confianza que falta.

 

Sigue la racha culé

El Barça ganó este jueves al Zenit de San Petersburgo (90-72) en el Palau Blaugrana, durante la jornada 22 de la Euroliga, y encadenó así tres triunfos para mantenerse en la zona alta de la clasificación, merced a un partido que desatascaron Kyle Kuric y Malcolm Delaney con sus triples y que le sirvió a Thomas Heurtel para retornar a una competición europea tras su lesión.

Heurtel sigue cogiendo ritmo y ya hace bailar a sus compañeros a su son. Sus minutos en pista fueron buenos, pero la punta de lanza del Barça fue un Kyle Kuric que no falló ninguno de sus primeros cinco triples intentados y que hizo que su equipo se marchara en el marcador ya en el segundo cuarto.

Venía el Zenit de ganar tres de sus últimos cuatro encuentros pero en el Palau Blaugrana se dio de bruces. Este Barça, que ya pasó por un pequeño bache, va al alza y con la recuperación de Heurtel, pese a la baja esta vez de Cory Higgins, sueña con mantenerse en el Top 4 y luchar por cotas mayores antes de que les llegue la hora de la verdad; los Play-offs.

Lo mejor del partido, más allá del triunfo, para el Barça fue el regreso a la Euroliga del base francés Thomas Heurtel, lesionado el pasado verano con Francia antes del Mundial. Con 8 puntos, 3 rebotes y 7 asistencias, se ganó un 12 de valoración después de debutar esta temporada el pasado fin de semana en el triunfo en la Liga Endesa sobre el Coosur Betis (77-59), aportando 11 puntos, 3 rebotes y 6 asistencias en algo más de 18 minutos en la pista.

Por otro lado, el posible punto negativo puede ser Nikola Mirotic, que no pudo terminar el partido, por precaución, debido a unas molestias en el abductor fruto de una jugada del partido. Aún así, el hispano-montenegrino anotó 15 puntos en apenas 17 minutos de juego, siendo el tercer mejor anotador de un Barça lanzado, esta vez, por Kuric y Delaney.

 

Tropiezo en casa del Baskonia

El Kirolbet Baskonia perdió este jueves por 80-70 en su visita al Olympiacos, pese a los 14 puntos que anotó el pívot georgiano Tornike Shengelia, en un partido correspondiente a la jornada 22 de la Euroliga y que privó al club alavés de acercarse a los puestos del playoff.

Este mal resultado dejó al equipo vitoriano en la decimotercera posición provisional, con un balance de ocho victorias y 14 derrotas. Por su parte, el conjunto griego se quedó con un registro de 9-13, maquillando la irregularidad que lucía este curso en el máximo torneo continental.

Las ausencias de Pierria Henry, Luca Vildoza y Jayson Granger condicionaban al plantel baskonista, provocando el debut de su fichaje de urgencia. Así, en un buen desempeño de Semaj Christon residían las esperanzas de Dusko Ivanovic, que no lo introdujo en el quinteto titular y decidió usar esa baza como revulsivo para el primer cuarto.

Nik Stauskas y Sergi García llevaron el peso en la dirección de juego, mientras que la ayuda de Matt Janning desahogaba en el tiro exterior. Pese a todo, Tornike Shengelia se mostró como el más inspirado en ataque, replicando en la 'pintura' a cada buena acción que hacía Sasha Vezenkov en favor de los locales.

Además, el veterano base Vassilis Spanoulis acaparó protagonismo y evitó que el Baskonia incordiase en los primeros compases. Con 10-5, al conjunto vasco le tocó reaccionar y entonces emergió Shengelia, cuyo acierto propició que el marcador pasase a 20-21.

Al regreso de vestuarios, la dinámica siguió parecida y las diferencias ya alcanzaron los 10 puntos (50-40 y 57-47). Desde ese momento, el Baskonia fue a remolque y nunca encontró la manera de remontar, ni tan siquiera con el despertar anotador de Shavon Shields y del citado Stauskas.

Sin sustos, el equipo entrenado por Georgios Bartzokas amarró finalmente la victoria. Los triples del Baskonia a la desesperada no habían entrado, así que el Pabellón de la Paz y la Amistad terminó viendo una alegría con el 80-70 que selló un infructuoso triple de Shields.