«Es complicado pero espero que se sea justos»

A.S.G.
-

José Alberto Fernández Somoza, entrenador del Colegios Diocesanos, empieza a ver imposible el regreso a los terrenos de juego en categorías como la Regional de Aficionados. «Estábamos ahí, tan cerca de lo que llevábamos buscando desde hace años»

«Es complicado pero espero que se sea justos» - Foto: Ana I. Ramirez


Estos días «se hace complicado pensar y hablar de fútbol con todo lo que está pasando», incluso para una persona como José Alberto Fernández Somoza, entrenador del Colegios Diocesanos y para el que este deporte siempre ha formado parte de su vida muy de cerca. Pero ahora las circunstancias mandan. Atrás quedaron los entrenamientos, los banquillos, los viajes los fines de semana. Atrás queda una temporada «en la que estábamos muy cerca de conseguir el objetivo».Primeros después de 15 jornadas consecutivas sin perder, el equipo estaba firmando un año en el que la Tercera División parecía más cerca que nunca. Ahora ya no está tan claro. La incertidumbre, como en otros tantos deportes y categorías, también inunda una Regional de Aficionados donde Somoza tiene muy claro que no se volverá a jugar. «Será muy difícil en categorías no profesionales poder volver a jugar. No es sólo volver a los entrenamientos, sino poder recuperar las jornadas aplazadas». Empieza a asumir la situación y, como en el Óbila Club de Basket, a pensar cómo podría resolverse la temporada. Porque ambos estaban dentro de los objetivos, del reto de pelear por el ascenso. Y ambos esperan preocupados las noticias sobre lo que pueda ocurrir. «Alguien saldrá perjudicado» decía un día Jonathan Prado, entrenador del Real Ávila, ante las opciones que tienen las federaciones para resolver un curso en el que los jugadores no volverán al césped.
«Te llegan opiniones desde todos los lados, pero no llegan a ninguna solución» apunta Somoza que tiene muy claro que igual que «sería complicado penalizar a los equipos que ahora están en descenso con la pérdida de categoría», dado que la temporada aún dejaba margen para que ocurriera muchas cosas, no menos injusto sería «penalizar a los que se han ganado el derecho a pelear por el ascenso» con una decisión que dejase en blanco el año disputado. «Resolver esta situación lo veo complicado. Lo único que espero es que sean los más justos posibles» aguarda. Eso sí, «la esperanza es lo último que se pierde».
Porque ha sido un año casi perfecto entre los del Sancti Spíritu. «Estábamos en un momento óptimo» recuerda Somoza en una suspensión que les llegó con 15 jornadas sin perder, líderes y el Sporting Uxama, tercero, a la vuelta de la esquina. De haber ganado, ya tendrían las camisetas del ascenso impresas. No les dio tiempo. «Lo que tantos años llevábamos buscando lo teníamos muy cerca. Han sido muchas horas de trabajo, dedicación, esfuerzo... Habíamos hecho un equipo competitivo». Todo ha quedado ahora mismo en el aire. «No sabemos lo que va a pasar». Pero lo que sí espera que pase es que «volvamos a la normalidad y la gente se recupere». El fútbol es secundario.