Los hoteles de la ciudad se anticipan a la orden de cerrar

M.E
-

Prácticamente todos los alojamientos han ido cerrando sus puertas estos días por prevención o falta de clientes. Al menos sigue abierto un hostal que aloja a trabajadores y personas vulnerables

Los hoteles de la ciudad se anticipan a la orden de cerrar

Muchos ya se habían anticipado y habían echado el cierre en estos últimos días, bien por prevención o por la ausencia de clientes, pero por si alguno seguía funcionando el Gobierno ordenó el jueves el cierre de todos los hoteles y alojamientos turísticos del país en el plazo máximo de siete días, una medida extraordinaria para combatir la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.
Según publicó anoche el Boletín Oficial del Estado y recogió la agencia Ical, el ministro de Sanidad ha decretado «la suspensión de apertura al público de todos los hoteles, alojamientos turísticos y otros alojamientos de corta estancia, campings, aparcamientos de caravanas y otros establecimientos similares ubicados en cualquier parte del territorio nacional». El Ejecutivo establece que el cierre debe realizarse «en el momento en que el establecimiento no disponga de clientes a los que deba atender y, en todo caso, en el plazo máximo de siete días naturales desde la entrada en vigor de la presente norma», este jueves.
Esta nueva orden no ha pillado por sorpresa a los hoteles abulenses, que en su práctica totalidad ya se encuentran sin actividad desde hace días, según lo que hemos podido comprobar a través del teléfono. Muchos, de hecho, ya no contestan y en los que lo hacen nos cuentan que han ido cerrando, bien por la oleada de cancelaciones registrada la semana pasada o como medida preventiva para evitar contagios entre huéspedes y trabajadores.
Eso sí, al menos hay uno abierto. Se  trata del Hostal La Estación, que estos días aloja a trabajadores que vienen a la ciudad y presta un servicio de «primera necesidad» a refugiados y personas vulnerables derivadas de los servicios sociales municipales. Para ello cuenta con una plantilla de servicios mínimos y con medidas de seguridad para mantener alejado el Covid-19. «Tomamos precauciones e intentamos mantener la calma», apuntan.