Noticias también en positivo en las residencias de mayores

D.C
-

Los centros San Pedro de Alcántara de Arenas y San Juan Bautista de Casavieja no habían registrado a fecha del lunes ningún afectado por coronavirus, ni residentes ni trabajadores

Noticias también en positivo en las residencias de mayores

Con la avalancha de noticias en negativo que nos están inundando desde hace más de dos semanas a consecuencia del COVID-19, que desde la sanidad se extienden al resto de ámbitos de la sociedad sin dejar que ninguno le sea ajeno, reconforta saber que también hay tiempos y espacios para mirar en positivo en esta panorama tan oscuro.
Una de esas ventanas a la esperanza se abre en dos residencias de mayores de nuestra provincia, la San Pedro de Alcántara de Arenas de San Pedro y la San Juan Bautista de Casavieja, donde a fecha de este lunes, a mediodía por más señas, podían decir con mucha satisfacción que no habían registrado ningún afectado por coronavirus, ni entre sus 115 residentes ni entre el medio centenar de trabajadores encargados de su cuidado.
Rubén Vázquez, director de ambas residencias, manifestaba ayer a este diario la «enorme alegría y satisfacción que supone» para ellos esa ausencia de infectados por coronavirus, una «magnífica noticia» en la que tiene mucho que ver «el exhaustivo trabajo de protección en todos los ámbitos que estamos llevando a cabo desde el primer momento de esta crisis... cruzamos los dedos para que la situación siga así».
Para luchar contra el coronavirus, explicó Vázquez, «estamos trabajando en todos los ámbitos, y a las medidas higiénicas demandadas por el Gobierno estamos añadiendo todas las que podemos». Por ejemplo, concretó, «el personal que atiende ambas residencias está siempre protegido con ropa adecuada, que una vez usada es desinfectada con lejía, siempre llevan guantes y mascarillas y cuando lo consideramos también batas que luego se fumigan». Además, hay soluciones desinfectantes por todo el edificio, se fumigan los espacios cuando se estima oportuno y los trabajadores llevan los pies protegidos con calzas y periódicamente pasan con su calzado por recipientes con lejía para desinfectarlo. 
Todas esas medidas de prevención, añade el director de ambas residencias, están «multiplicando nuestro trabajo estos días», pero todo ello se lleva «como mejor se puede» en «este estado de excepción en el que estamos continuamente como soldados en situación de alerta. Es nuestro trabajo, lo queremos hacer de la forma más responsable y eficaz posible, y aunque tenemos que reconocer que a veces tenemos miedo, ponemos todo nuestro corazón en ello porque nos importa mucho para quién trabajamos».