Medio siglo en común

A.S.G.
-

Era el año 1971 la primera ocasión en la que Ávila acogía una llegada de la Vuelta a España. En 1996 acogería hasta 4 etapas

Medio siglo en común

Era el año 1971. Por primera vez en la historia de la Vuelta a España aparecía el nombre de Ávila en mayúsculas.Por primera vez la ciudad acogía la ronda española, que cumplía entonces su edición XXVI, y lo hacía como llegada de la 16ª etapa (Segovia - Ávila, 114 kilómetros) y salida de una última jornada –17ª– diseñada en dos sectores, el A, de 138 kilómetros en dirección a Madrid, y el B, ya en la capital en forma de contrarreloj y que dejaba como el ganador final al belga Ferdinand Bracke, de 32 años, rompiendo todos los pronósticos. Porque la historia de la Vuelta a España está llena de posibles y verdaderos triunfadores a lo largo de 75 años de historia de los que Ávila lleva compartiendo directamente 48 de ellos, que no es poco.
 Era el año 1935 cuando un total de 50 valientes comenzaron en Madrid la que pasaría a ser la primera  Vuelta a España. Entonces con unas pesadas bicicletas de hierro, con las herramientas y parches a cuestas. Eran otros tiempos. Fue el año del belga Gustaaf Deloor. Mediocentenar de ciclistas que recorrieron un total de 3.425 kilómetros desde el 29 de abril al 15 de mayo en catorce etapas, de las que diez superaban los 250 kilómetros. La Guerra Civil interrumpiría la carrera, la IIGuerra Mundial lastraría la participación, pero la Vuelta a España ya estaba en marcha.
Y aunque tardó en fijarse en Ávila, la ronda española lo haría en 1971 para quedarse. Porque Ávila es tierra de ciclistas y ciclismo. Una no puede existir sin la otra. 1971 fue un primer acercamiento. Desde entonces han sido 42 etapas con salida o llegada en tierras abulenses. Ávila capital, Piedrahíta, El Barco de Ávila o El Tiemblo. A partir de esta edición ya serán 44.
Casi medio siglo juntos, de historias, anécdotas y nombres propios, como el de Joop Zoetemelk, también conocido como ‘El holandés del Tour de Francia’, que se convertía en el primer ciclista en ganar en Ávila. Entonces lo haría en el Paseo del Rastro tras superar una etapa en la que el pelotón salió de Segovia, atravesó Navacerrada en medio de una enorme granizada y superó el Puerto de Los Leones. Se llevaría el triunfo de etapa y el Trofeo Julio Jiménez, que entonces se entregaba al ganador.
Era la primera vez en la que Ávila era verdaderamente protagonista en la Vuelta. Volvería a los tres años, en 1974, de nuevo con una llegada (etapa 10B) y una salida (11ª). El francés MartínMartínez (Magiclace Juaneda) se hacía con el triunfo en Ávila tras la salida desde Los Ángeles de SanRafael. Su primer y único triunfo en la ronda. Al día siguiente el pelotón saldría en dirección a Valladolid. Una ciudad desde la que llegaría el pelotón en 1978. Pronto, quinta etapa, y con  el belga Willy Tierlinck (Renault Gitane) como ganador en una edición en la que ganaría dos etapas. La década de los 70 se despediría de nuevo con dos etapas en 1979. De nuevo Valladolid-Ávila en la jornada 17ª, con victoria de Francisco RamónAlbelda Tormo (Transmallorca Flavia) y una salida en la 18ª-B en dirección a Colmenar Viejo.
Comenzó la década de los 80 y no sería hasta 1983 cuando volvería la ronda española en una de las ediciones más recordadas dentro y fuera. De nuevo dos etapas. La primera de ellas, para la historia. Etapa 17ª, Salamanca - Ávila, y triunfo de Hinault (Renault).Al día siguiente, etapa 18ª, Ávila -Palazuelos de Eresma (Destilerías DYC). Un clásico. En 1987 se estrenaba ElBarco de Ávila y lo hacía con una etapa –19ª– íntegramente abulense. Salida en ElBarco, llegada en Ávila y triunfo de Laurent Fignon (Bose Systeme). Al día siguiente –20ª– de nuevo Ávila - Palazuelos de Eresma (Destilerías DYC). Etapa que volvería en 1988 en una jornada 19ª y tras haber llegado el pelotón a la ciudad el día anterior –etapa 18ª– desde Toledo  con el triunfo de JuanMartínez Oliver (Kelme). En 1989 Ávila sería la llegada desde Béjar  con la victoria del holandés Luc Suykerbuyk (Lotus Zahor) y la salida de la etapa 7ª en dirección a Toledo.
Llegarían los años 90 y con ellos una de las décadas con mayor presencia de Ávila en la Vuelta. En 1992 como en 1993 se disputaría la etapa Salamanca - Ávila. El primer año con triunfo del italiano Enrico Zaina (Mercatone Uno) y en 1993 el español Marino Alonso (Banesto).  Tuvo un papel protagonista Ávila en 1994. En la jornada 18º, salida y llegada desde Ávila capital con el triunfo del italiano Giuseppe Calcaterra (Amore&Vita) y al día siguiente Ávila-Palazuelos de Eresma (Destilerías Dyc). Una etapa –9ª– que se repetía en 1995 en una edición en la que previamente –etapa 8ª– Laurent Jalabert (Once) se imponía en Ávila tras la salida desde Salamanca. Hasta el cuatro ocasiones pisaría la Vuelta a España Ávila y su provincia en 1996. Se estrenó ElTiemblo como salida de una contrarreloj con llegada en Ávila y triunfo del suizo TonyRominger (Mapei). Al día siguiente –etapa 11– salida Ávila-Salamanca.  Volvería el pelotón en el tramo final de la ronda –etapas 19 y 20– y esta vez desde Getafe. Llegada en Ávila y triunfo del suizo Laurent Dufaux (Lotus). A la jornada siguiente, de nuevo el clásico Ávila-Palazuelos de Eresma (Destilerías DYC). En 1997 –etapa 20– Ávila sería llegada de la jornada con salida en Los Ángeles de SanRafael. Subiría al podio Laurent Jalabert (Once). En 1998 Ávila sería la salida de la etapa en dirección a Segovia.En 1999 el alemán Franck Vandenbroucke (Cofidís) se subía al podio de Ávila en la etapa 19 con salida desde San Lorenzo del Escorial en una edición que se decidiría en tierras abulenses. Porque la penúltima etapa sería de nuevo la contrarreloj ElTiemblo-Ávila con victoria del alemán Ullrich.
Comenzó con fuerza el año 2000. Doble jornada. En la etapa 19 Salamanca-Ávila y victoria del italiano Mariano Piccoli (Lampre) y en la 20ª Ávila - Alto de Abantos. En el 2002 la Vuelta regresaba con la etapa Béjar-Ávila y el triunfo de Chente García Acosta (IBanesto.com) y sería salida de la jornada Ávila-SanMartín de Valdeiglesias. En el 2004 Javier Pascual Rodríguez (Comunidad Valenciana Kelme) se imponía en Ávila tras la salida desde Béjar. Al día siguiente, Ávila-Collado Villalba. En el 2005 la etapa 18ª tendría salida y llegada en Ávila con victoria del danés Nicki Sorensen (Team CSC). En el año 2007 el pelotón llegaría a Ávila desde Talavera de la Reina y con victoria para Luis Pérez Rodríguez (Andalucía Caja Sur). Ávila sería salida de la etapa con final en el Alto de Abantos. En el 2009 de nuevo dos etapas. Como dos años antes, Ávila sería llegada desde Talavera de la Reina con victoria del irlandés Philip Deignan (Cervelo), y salida hacia La Granja de San Ildefonso. En 2010 se estrenó Piedrahíta. Etapa para patrocinar elMundial de Parapente con llegada en Toledo como penúltima etapa de Vuelta a España. Y a partir de ahí, un vacío.
Porque hasta esta edición, fue 2015 la última ocasión en la que la Vuelta a España volvía a mirar a Ávila con una llegada de etapa desde Medina del Campo –etapa 19– en un recorrido muy diferente al habitual y en un claro guiño al V Centenario de La Santa en lo que se definió como una etapa «muy teresiana». Se impuso el francés Alexis Gougeard en las calles de una ciudad acostumbrada a la Vuelta pero que en los últimos diez años se quedó lejos del calendario. Un vacío importante en los últimos años que se entiende mejor mirando a lo que fue el pasado abulense en la Vuelta a España, que en la década de los 80 y 90 recaló hasta en 22 ocasiones –salida o llegada–. Son 48 años de relación en común, de líderes  –Roberto Heras es el ciclista que en más ocasiones (7) ha llegado a Ávila como líder– y ganadores. A partir de este año ya serán 44 las etapas con inicio o final en Ávila. Y hay ganas de seguir creciendo.

 

La última crono de Miguel Indurain


Era uno de los momentos más esperados de la Vuelta a España 1996. Décima etapa, la contrarreloj entre El Tiemblo y Ávila, de 46,5 kilómetros, llegaba como el primer duelo directo entre Álex Zulle y Miguel Indurain en una Vuelta a España que, sin saberlo entonces, sería su despedida. Undécimo en el Tour de Francia, en los Juegos Olímpicos de Atlanta conquistó la medalla de oro en la contrarreloj. Los compromisos con el equipo le llevaron a una Vuelta que se presentó en esa edición con cuatro etapas en Ávila. Y El Tiemblo tuvo el honor de ser el punto de partida de la última contrarreloj del pentacampeón del Tour de Francia. La ganó Tony Rominger y la Vuelta se la terminaría llevando Alex Zulle. Pero a Madrid ya no llegó Miguel Indurain. Tres días después se bajaría de la bicicleta para siempre un 20 de septiembre camino de Los Lagos de Covadonga. El Tiemblo y Ávila vieron su últimas pedaladas en una crono.