El Lienzo Norte trabaja para volver a la normalidad

D.C
-

Mientras se mantiene cerrado por el confinamiento domiciliario siguen abiertas virtualmente las taquillas para atender devoluciones y se toman medidas para reducir al mínimo gastos de energía

El Lienzo Norte trabaja para volver a la normalidad - Foto: David Castro

Con toda su actividad pública paralizada, como ocurre en todos los centros de difusión cultural e iniciativas económicas de España por mor del COVID-19, el Centro de Congresos y Exposiciones Lienzo Norte continúa trabajando de ‘puertas para dentro’ en la vorágine de la crisis, con el doble objetivo de que siga en marcha toda su ‘maquinaria’ organizativa y de preparar que todo vuelva a funcionar de cara al público de la mejor manera posible, como hasta hace unos días, en el momento en el que la normalidad vuelva a la sociedad española y abulense.
Gonzalo Súnico, director gerente del Lienzo Norte, explicó a Diario de Ávila que ahora, con todas las actividades que fueron programadas antes de la declaración del estado de alarma «aplazadas o suspendidas, nosotros seguimos trabajando de puertas para adentro con el objetivo de intentar que la normalidad sea la máxima, pero lógicamente lo hacemos de otra forma».
Con el teletrabajo como protagonista, para evitar riesgos de contagio y por la lógica que significa la ausencia de público en el Lienzo Norte ante el cierre obligado de las instalaciones, «la taquilla está trabajando desde casa a pleno rendimiento», labor a distancia que hace posible compras para espectáculos ya previstos y también que las devoluciones del coste de entradas de espectáculos aplazados o suspendidos solicitadas por los espectadores «se hagan con total normalidad» en el caso de los pagos realizados por medios telemáticos; quienes pagasen en metálico deberán esperar a la vuelta de la normalidad para que se les devuelva el dinero, «pero tampoco en ese caso habrá ningún problema».
Al mismo tiempo, añadió Gonzalo Súnico, «estamos trabajando para recuperar, una vez que pase la situación de confinamiento, la mayor parte de las actividades que han tenido que ser aplazadas, que podrán ser alrededor de un 90% del total porque las suspendidas son pocas», empeño de recuperación en el que se procurará «que no exista mucha concentración de esas citas en el tiempo».
cambios de fecha. Entre las citas que estaba previsto que se celebrasen estos días de cierre obligado y que está previsto que se lleven a cabo en nuevas fechas se cuentan las incluidas en el programa de la IV  Temporada Sinfónica y de Cámara, para las que aún no hay concretado el cambio. Otras, como por ejemplo la obra Santa risa, sí conocen ya su viaje temporal, ya que tal y como se informa en la web del Lienzo Norte pasará del ya imposible 10 de abril al 26 de septiembre.
En esta «situación extraña en todos los sentidos», la filosofía de los responsables del Centro de Congresos y Exposiciones Lienzo Norte es «trabajar con la mayor normalidad relativa que sea posible», un «paréntesis temporal» con una situación económica complicada que para el equipo de esta instalación abulense que suma ya once años de vida no es especialmente difícil, «porque nosotros empezamos a trabajar en un momento de fuerte crisis y nuestro planteamiento ha sido siempre ser lo más eficaces que sea posible con una plantilla fija pequeña y la máxima contención de gastos».
Al mismo tiempo que la forma de trabajar ha tenido que adaptarse a la situación que ha generado el estado de alarma que ha recluido a todos los españoles en sus casas, también en el Lienzo Norte se han tomado una serie de medidas den intendencia para reducir gastos que, haciendo de la necesidad virtud, son muy lógicas: reducir el consumo de energía al mínimo (transformadores, climatización, cuadros eléctricos…) y eliminar cualquier gasto superfluo.
Todo ello, a modo de resumen, para hacer posible que mientras continúe el confinamiento domiciliario el Lienzo Norte siga en ‘activo’ de la única forma que es posible, y para que cuando la normalidad vuelva a la sociedad ese impás obligado se cierre sin causar ningún tipo de problema al futuro que se abrirá entonces… como si ese paréntesis con mucho de pesadilla nunca hubiese tenido lugar.