Música y globos para animar a los más pequeños

M.M.G.
-

Ávila se sumó a medio gas a la fiesta infantil en los balcones, una iniciativa organizada a nivel nacional para cerrar con una sonrisa la primera semana lectiva de la cuarentena

Música y globos para animar a los más pequeños

La cita era a las 14,00 horas y aunque no fue multitudinaria, sí que se dejó sentir en Ávila.
Hablamos de la fiesta infantil en los balcones, una iniciativa organizada a nivel nacional y que había circulado durante toda la semana en los grupos de Whatsapp de padres y madres y que animaba a montar una pequeña ‘fiesta’ en las ventanas para animar a los niños.
Con ello se trataba, sobre todo, de poner un simpático broche de oro a la primera semana lectiva de los niños en cuarentena: unos días muy extraños y un tanto complicados que los más pequeños han superado con nota.
Pero estos días no todo es hacer los deberes que mandan los profesores y ver la televisión. Los niños tienen que sentir, sobre todo, que no están solos en este encierro domiciliario.
Y de eso se trataba precisamente este jueves: de compartir con los que estaban más cerca (los vecinos del bloque, los del edificio de enfrente... ) las ganas de pasarlo bien y de trasladar a los demás un mensaje positivo: ya queda menos para que todo esto pase y juntos lo conseguiremos más fácilmente.
En algunas de las casas que se unieron a la fiesta (ya decimos que no muchas, quizá contribuyera algo el hecho de que la temperatura no acompañanba) pudo escucharse música animada. Como la canción ‘Color esperanza’, de Diego Torres, un himno al optimismo cargado de buenas vibraciones.
El caso era ponerle buen humor a una mañana fría y de encierro y en la que destacaban los arcoriris que los niños han ido colgando a lo largo de estos días en sus ventanas y puertas.
#quedateencasa, ¡Ánimo! ¡Todo va a salir bien! ¡Juntos podemos1 son las frases que se asoman a esas pancartas y que este viernes sirvieron de escenario para estas pequeñas e improvisadas fiestas infantiles que todos los niños están deseando volver a celebrar aunque, claro, con sus amigos más cerca.