Sacyl pagará 6.000 euros más a médicos en lugares alejados

SPC
-
El consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, ayer en Valladolid - Foto: Ical

La consejería también recupera mediante un decreto los complementos de productividad y pone en marcha medidas de fidelización para los MIR

Seis mil euros más al mes para los médicos de familia y pediatras; 1.300 euros para los enfermeros, y 300 para el resto de categorías. Estos son algunos de los incentivos que la Consejería de Sanidad pondrá en marcha para promover que sanitarios se vayan a trabajar a zonas de difícil cobertura y frenar el déficit de profesionales en algunos puntos de Castilla y León. Esta medida forma parte del decreto ley de medidas urgentes que ha preparado Sanidad y que mañana será presentado al Consejo de Gobierno de la Junta para paliar el déficit de médicos especialistas de Atención Primaria. En el mismo también se contempla la recuperación de los incentivos de productividad, mecanismo suspendido en el año 2012 como consecuencia de la crisis económica, la fidelización de los licenciados sanitarios especialistas en medicina familiar y la posibilidad de utilizar el transporte a la demanda para garantizar la asistencia en los casos de por no poder hacerlo en los consultores locales por carencia de profesionales.
El consejero del ramo, Antonio Sáez Aguado, explicó que dentro del objetivo de paliar el déficit de médicos, este decreto ley se suma a las medidas ya adoptadas por su departamento como la prolongación de la edad de jubilación de los médicos de familia y pediatras, que ha permitido que el 30% de estos profesionales mayores de 65 años mantengan la actividad, o la Ley de Medidas que en 2017 permitió a los médicos no comunitarios poder trabajar en Castilla y León tras acabar el MIR, informa Ical.
2,6 millones de euros

El complemento de zonas de difícil cobertura podría beneficiar a 587 profesionales, de los 245 son médicos de familia, y tendrá un coste para las arcas públicas estimado en algo más de 2,6 millones de euros anuales. Además, puntualizó que en el decreto se contemplan los criterios para calificar un puesto como de difícil cobertura, que de forma general afecta a más de una veintena de zonas básica de salud de las comarcas periféricas de la región. La distancia desde el centro de salud al hospital de referencia, el tiempo semanal empleado en los desplazamientos, el grado de dispersión geográfica y los accesos adversos, son los criterios que se tendrán en cuenta para calificar un puesto de difícil cobertura.
En cuanto a la productividad, Sáez indicó que los incentivos ascenderán a 36 millones de euros y estarán incluidos en el Plan Anual de Gestión para cada centro o unidad, mientras que la fidelización de los MIR permitirá que durante este año y el que viene se podrán realizar nombramientos eventuales a todos los licenciados sanitarios especialistas en medicina familiar y comunitaria que hayan finalizado su residencia en los tres años anteriores a la fecha del nombramiento por un periodo de dos años prorrogable, en su caso, por un año más.
Además, insistió que la posibilidad de contratar el transporte a la demanda para garantizar la asistencia sanitaria no supone el cierre de los consultorios locales en el medio rural. En este sentido argumentó que el déficit de personal afecta sólo a los médicos, no a los profesionales de enfermería.