Un mes ya confinados, más de un mes sin deporte

A.S.G.
-

Tras las primeras suspensiones en el mes de marzo, abril y mayo ya han quedado vacíos de pruebas deportivas. Dos meses y medio sin competiciones, se mira a junio, que empieza a perder sus primeras pruebas

Un mes ya confinados, más de un mes sin deporte - Foto: David Castro

Un mes ha pasado desde que se decretó el estado de alarma. Un mes de confinamiento, demasiado largo y doloroso, pero necesario para tratar de frenar lo irrefrenable. «La salud es lo primero» ha entonado sin dudarlo un solo instante el mundo del deporte, parado desde que un 10 de marzo la sombra del COVID-19 empezara a ser tan alargada que ya se extiende hasta junio. Porque hasta ese mes, la nada. Al menos en Ávila. Desde que comenzara el reguero de suspensiones, cancelaciones y aplazamiento de pruebas y competiciones a mitad de marzo, el calendario se ha ido vaciando. Se vació abril, se vació mayo e incluso empiezan a caer las primeras pruebas del mes de junio. Un mes confinados pero mucho más de un mes sin deporte.
Todo empezó con propuestas de competición a puerta cerrada. Se pensó que sería pasajero. La idea apenas duró unos días, los que se tardó en asimilar que la situación era grave, los que tardó en llegar un estado de alarma prolongado por  necesidad. Un mes ya de confinamiento en el que las competiciones han ido cayendo una detrás de otra, como piezas de un macabro dominó. Unas aplazadas con la esperanza de que el calendario les abra un pequeño hueco antes de acabar el año para hacerlas posibles, otras suspendidas hasta el año que viene conscientes de que el calendario estará demasiado exigido a partir del verano como para tratar de forzar un hueco en muchos casos tan cotizado como imposible. Ya no hay ligas ni competiciones regulares, pero tampoco las citas que pasados estos meses ya debían haberse celebrado. Y el horizonte preocupa. Las que aguardan a la vuelta de la esquina no lo tienen tan sencillo. Y la esquina cada vez está más cerca, aunque parezca lejana.
Las primeras en parar fueron las competiciones regulares. Todas. Aunque en principio se marcaron 15 días de margen, jugadores, clubes y federaciones entendieron que el camino era mucho más largo. Se paró la Liga EBA y con ello el Ávila Auténtica Carrefour El Bulevar. Sin partidos, y como otros equipos, rescindió contratos. En la solicitud del ERTE se mueve el Real Ávila. Nada se sabe del futuro de la Tercera División, de reanudaciones, ascensos o descensos. El fútbol espera su regreso a finales de junio, pero todo se ve más fácil desde el fútbol de Primera que desde los modestos, donde nada es tan sencillo. Se quedó el fútbol abulense sin la pelea que Colegios Diocesanos y Cebrereña mantenían en la Regional de Aficionados por un ascenso que tenían muy cerca en una categoría en la que el Candeleda, colista, espera como los primeros que se decida cómo resolver la competición. Quedó todo el fútbol parado, el regional y el provincial, como sigue parado el fútbol sala, el federativo y el aficionado –Liga Zasport, Torneo de Veteranos Pinturas Pinpocho, Liga Opticalia y Liga Comarcal de Arévalo– con ganas de saber si a la vuelta a la normalidad podrán volver de nuevo a terminar sus torneos. Paró el pádel, el hockey, el rugby o el voleibol, se suspendieron una tras otras las competiciones de atletismo –la RFEAmantiene en el aire todo el calendario–, de natación o salvamento y socorrismo y quedaron paralizados los Juegos Escolares, donde aún no hay una decisión en firme a nivel local pero donde ya se conoce la decisión de la Dirección General de Deportes de suspender todos los Regionales en Edad Escolar y Universitario.
Se frenaron las competiciones regulares y las puntuales en una provincia que ha visto caer, desde marzo y hasta mayo, todo lo habido y por haber. Las primeras, la 101 Conway Los Miradores La Adrada, que se aplazó el mes de septiembre, y la Borbollón Trail de La Adrada, que asumían desde el primero momento que era imposible asegurar la seguridad de sus corredores. «70 por ciento de los participantes son de Madrid» decía entonces desde la prueba de mountain bike. En la capital el virus ya estaba disparado. En la disciplina del motor la Escudería Gredos aplazaba el Rallye Valle Amblés. Eran las más inmediatas y la decisión era obligada. El resto esperaba acontecimientos. No lo hizo el Club Triatlón Ávila. Aunque debía celebrarse en el mes de abril, antes del decreto de estado de alarma ya optaron por suspender el V Duatlón Ciudad de Ávila.  Aplazado con antelación y sin fecha definitiva –podría ser en septiembre– para celebrarlo, fueron la antesala de un camino que recorrerían otros muchos, como el Trail Run de San Juan de la Nava, la VII edición del Ultrafondo 30 Millas Visigodas de El Hoyo de Pinares o la VIII Ciclomarcha por las Enfermedades Raras Metabólicas que organiza ASFEMA en El Tiemblo.
Con el tiempo caerían tres pruebas importantes en la provincia. La primera de ellas el VIMaratón BTT Bajo Tiétar, una de las citas deportivas de mayor impacto no sólo deportivo sino social, económico y turístico en la zona. Organizada por la Mancomunidad de Municipios Bajo Tiétar, Candeleda debía ser este año la sede –25 de abril– de una cita con 2.000 participantes y más de 3.000 solicitudes de preinscripción. Toco aplazarlo y cruzar los dedos con la esperanza de poder hacerla de nuevo este año. «La economía local, los hoteles, casas rurales o restaurantes se merecen un esfuerzo». Lo volverán a intentar. Y una nueva fecha intentará buscar una de las pruebas que se esperaba con mayor interés en Candeleda, el Open de España MTB XCO Gran Premio Internacional Candeleda - Gredos que debía celebrarse en marzo. Prueba  puntuable para el Open de España y los Juegos Olímpicos de Tokio, posteriormente aplazados, tenía asegurada la presencia de lo mejor de la disciplina. Y es que el coronavirus se ha ensañado con el calendario deportivo de Candeleda. De momento ni Maratón Bajo Tiétar, ni Gran Premio Internacional MTBXCO ni el nuevo ITorneo de Fútbol 8 Villa de Candeleda. Aunque fijado para inicios de mayo, la organización –iTorneos y el Ayuntamiento de Candeleda– daba ya por imposible la celebración de un torneo que contaba con la confirmación de algunas de las mejores canteras, como la del Atlético de Madrid, que esperaba reunir cerca de 1.000 participantes y una afluencia de 4.000 personas. En este caso, ya será en 2021. Cerca, en Arenas de San Pedro, quedaba suspendido el Trial Ciudad de Arenas.
El fútbol base perdía otra de sus citas en estas fechas, en este caso en Arévalo. El Arévalo Club de Fútbol comunicaba la suspensión de la Arévalo Cup. Aunque su celebración estaba fijada para finales de mayo –30 y 31– el avance de los acontecimientos la hacen imposible. Como el IITrail Entre Puente Villa de Arévalo que debía celebrarse el 17 de mayo en la ciudad morañega de manos de la sección de atletismo del Arévalo CF.
Se fiaba mayo a largo plazo, pero lo cierto es que ya ha quedado vacío. Esperaban que pudiera ser posible pero La Carlos Sastre GranFondo 2020 se despedía, al menos de momento, del calendario abulense. La ciclomarcha, organizada por el ganador del Tour de Francia 2008 y con sede en El Barraco, tomaba la decisión de suspender su cita aunque dejando la puerta abierta a su regreso antes de acabar el curso. La cierra del todo el Grupo Almanzor y la X edición de la Carrera Por Montaña Pico Zapatero. En un año de cambios –adelantaron su fecha, cambiaron su sede de Sotalbo a Solosancho y Villaviciosa y con ello el recorrido– el COVID-19 hizo imposible una prueba para la que la organización no contempla otras fechas como opción. Ni por climatología ni por disponibilidad. Ysin la Carrera Pico Zapatero, tampoco el Cross del Castillo ni el Minicross Corremontes. Y mayo, aún por llegar, ya se ha cobrado su última ‘víctima’, la Carrera Infantil San Segundo. El Club de Atletismo Ecosport no tenía más remedio que tomar la decisión. Intentarán hacer una prueba similar este año, pero su tradicional carrera ya no volverá hasta el 2021. Yde mayo –9– se cayó la IVCarrera Popular Duruelo ‘Memorial Faustino Hernández’ a favor de la AsociaciónEspañola Contra el Cáncer. Eso sí, prometen una nueva fecha.   
El calendario se ha vaciado de pruebas. Marzo quedó arrasado, abril ya se ha declarado inhábil y el mes de mayo ya se ha vaciado de pruebas. Es el momento de mirar a junio, aunque con recelo y preocupación. Porque el reguero de cancelaciones ya ha comenzado.
Quedan dos meses pero ya se ha suspendido el IVTrail de Casillas. La edición que debía tener lugar el 6 de junio ya se encuentra cancelada. Y con la cancelación de Músicos en la Naturaleza, la suspensión hasta 2021 de la Media Maratón por la Naturaleza de Hoyos del Espino, que hace apenas unos días se despedía de un calendario del que la última prueba en caerse era la IV edición del Trail Guerrero de Gredos, que decidirá en breve si es o no posible hacerlo en otra fecha en este 2020. Puede ser un síntoma de lo que está por venir en un mes donde aparecen pruebas como la Subida Puerto El Boquerón Memorial Paco Chamuca o el Rallysprint Gredos-Guisando-Arenas. Podrían ser los primeros eventos deportivos de la provincia o los siguientes en caer.

 

El deporte de Ávila se queda, al menos de momento, sin su gala

El reconocimiento a los mejores deportistas del 2019 estaba marcado para finales de marzo, pero la Asociación Abulense de la Prensa Deportiva no quiso apurar fechas y ante el devenir de los acontecimientos decidió suspender su XLVII Gala Provincial del Deporte de Ávila. No había más opciones, entendía la asociación, que ya tenía preparada su tradicional  fiesta anual del deporte abulense en el Lienzo Norte y se sumaba a la línea de actuaciones marcadas desde la Asociación Española de la Prensa Deportiva (AEPD), que trasladó su gala al mes de septiembre. Si hay o no gala este año, aún se desconoce. Las fechas marcarán las posibilidades de la AAPD.

 

Andrea, Paula, Marta, Víctor... de vuelta a casa, de la que no pudo salir Carlos Soria

Con el parón de las competiciones, regreso a casa. Desde Turquía lo hizo Paula Arias. Tras su recuperación –se había sometido a una operación para retirar unas placas y tornillos de la primera intervención por fractura de peroné en 2018– apenas había vuelto a las pistas en Turquía, en su primer ITF del 2020, cuando llegó la crisis del Covid-19. «No me ha dejado ni disputar un ITF esta temporada». Tampoco pudo dar su temporada por iniciada Marta Muñoz. Tras una dura pretemporada en Alicante y con el Tour Europeo de Segunda División a la vista, le tocaba regresar a casa. Como volvía Andrea Jiménez, apenas unas semanas antes campeona de España Absoluta de 400 en Pista Cubierta y que tenía pensado despedir la temporada bajo techo en el Sub’20. No fue posible, como tampoco le dejó debutar a Víctor Rodríguez en su nueva categoría, el Campeonato del Mundo de Supersport 300 encima de su Kawasaki Ninja 400. Ellos, como tantos otros, tuvieron que volver a casa. Unos volvieron y otros no se pudieron mover de ella, como Carlos Soria. El abulense tuvo que suspender el viaje que tenía preparado a Nepal para intentar, con el inicio de la primavera, el asalto al Dhaulagiri. Por su parte Noel Martín y Adolfo Bellido veían como los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, su gran sueño y objetivo, se aplazaban a 2021. «Lo primero es la salud» reconocen todos. El deporte, como tantas otras cosas, han tenido que pasar a un segundo plano.