Bankia pone a la venta La Calera por 12,5 millones de euros

E.Carretero
-

El inmueble de la avenida Hornos Caleros que en su día albergó la sede administrativa e informática de Caja de Ávila y que consta de doce plantas llegó a ofertarse por 13 millones de euros, si bien ahora ha rebajado su precio

Bankia pone a la venta La Calera por 12,5 millones de euros - Foto: David Castro

Bankia y Haya Real Estate han puesto a la venta el edificio de oficinas del paseo de Hornos Caleros que en su día albergó la sede administrativa e informática de la extinta Caja de Ávila, conocido popularmente como ‘La Calera’. Se trata de un edificio de siete plantas sobre rasante y cuatro bajo rasante con ascensor que sale a la venta por algo más de 12,5 millones de euros y dentro de una campaña especial en la que Bankia  Haya Real Estate  ofertan más de 3.500 inmuebles que se ubican en las principales capitales de provincia, ciudades dormitorio y pequeñas poblaciones de todo el país.
El edificio de La Calera cesó su actividad en el año 2012 coincidiendo con la integración de la antigua Caja de Ávila en Bankia y si bien en los primeros tiempos se utilizó como almacén finalmente quedó clausurado, estando sin actividad desde entonces. Ahora se  pone a la venta dentro de esta campaña especial con un descuento del 5 por ciento, lo que supone un ahorro de 595.009 euros respecto al precio inicial de venta que, según Bankia, era de 13.090.194€euros.
El inmueble, como figura en el anuncio de Haya,tiene una superficie útil de 5.639,20 metros cuadrados y una superficie construida de 10.871,45 metros y se distribuye en siete plantas sobre rasante destinadas a oficinas, cocina, baño y aseo y cuatro plantas bajo rasante destinada a oficinas, baños, plazas de aparcamiento y cuartos de instalaciones.
Cuenta además este inmueble construido en el año 1980, tal y como recoge el anuncio, con puertas de paso plafonadas y metálicas, ventanas de aluminio en color dorado con persianas de aluminio y acristalamiento climalit, así como, interiormente, con acabados en pintura gotelet en paredes, techos técnicos desmontables, suelos de mármol, gres y de terrazo.
Así mismo, el inmueble posee un espacio comunitario ajardinado en la parte trasera del edificio cuyo acceso se realiza por una escalera de la planta sótano. En la actualidad, apuntan desde Haya, todo el edificio está destinado a oficinas y garajes si bien tiene  «una distribución diferente a la registral», dejando el sótano menos cuatro y parte del sótano menos tres como garaje y cuartos de instalaciones.
Inicialmente el edificio, levantado en una finca llamada La Calera que permaneció durante años la familia de joyeros abulenses Kaiser,  se construyó como apartamentos de lujo bajo un proyecto del arquitecto Antonio Sánchez Caro.